Pérez-Reverte, «muy agradecido por el reconocimiento que supone la Cátedra»

Pérez-Reverte (centro) antes de entrar al ciclo de conferencias. /
Pérez-Reverte (centro) antes de entrar al ciclo de conferencias.

EPmurcia

El escritor y miembro de la Real Academia Española de la Lengua, el cartagenero Arturo Pérez-Reverte asistió este miércoles a la presentación del ciclo de conferencias 'Arturo Pérez-Reverte: 30 años de literatura. 20 años del Capitán Alatriste', que se celebra este miércoles y jueves en el Aula de Cultura de Cajamurcia y que, en el marco de actividades dentro de la Cátedra 'Arturo Pérez-Reverte' de la Universidad de Murcia (UMU), analizará, por parte del escritor junto a otros ponentes, sus 30 años de carrera literaria y las dos décadas desde que publicara la novela 'El Capitán Alatriste'.

En la presentación estuvo acompañado por el rector de la Universidad de Murcia, José Orihuela; el vicepresidente de la Fundación Cajamurcia, Juan Roca; y el coordinador del ciclo, el profesor de la UMU y crítico literario José Belmonte.

Así, el rector de la UMU destacó "los 30 fructíferos años de Arturo Pérez-Reverte en la literatura, no solo por el éxito que ha obtenido en todo el mundo, sino por la incuestionable calidad que el escritor ha sacado a la luz" y recordó que, durante los dos días que dura el ciclo de conferencias, un total de ocho expertos debatirán sobre el valor de las obras de Arturo Pérez-Reverte y sobre la trascendencia "de ese personaje llamado Diego Alatriste y Tenorio, que se ha incorporado a la saga de las grandes invenciones de la literatura española, como La Celestina, el Lazarillo de Tormes o Don Juan Tenorio".

Además, apuntó Orihuela que, frente a otros congresos o jornadas, la principal novedad de esta sesión es la presencia en la misma del escritor, "quien se convierte así no tanto en el autor de sus obras, sino en un lector más".

El profesor Belmonte calificó estas jornadas como "muy intensas" y aseguró que "todos los intervinientes en este evento son revertistas reconocidos internacionalmente, no es la primera vez que hablan de la creación periodística y literaria de Pérez-Reverte, sino que son autores de publicaciones en revistas internacionales, libros y artículos de carácter científico relacionado con la obra de este escritor".

Así, destacó el interés que despertaron estas jornadas entre los estudiantes de la UMU, "especialmente entre los de la Facultad de Educación y la de Letras".

Además, habló de la última obra de Pérez-Reverte, Falcó, de la que dijo que "ha sido una obra muy demandada y que va a tener muchas ventas". Así, afirmó que "ha sido un cambio de tercio" para el escritor, que ubica la obra en la Guerra Civil española, con un espía como protagonista.

"Es un personaje muy 'revertiano'", aseguró Belmonte, quien afirmó que "se ve desde la primera línea que es una obra de Pérez-Reverte por su estilo y su forma de afrontar la obra" y destacó "el éxito" entre la crítica, en diarios de ámbito nacional, donde la obra fue "muy bien acogida".

Por su parte, Pérez-Reverte agradecióa la UMU y Fundación Cajamurcia su apoyo y la "cariñosa acogida" que recibió la Cátedra que lleva su nombre, así como a los conferenciantes que participan en estas jornadas, a los que calificó como "amigos desde hace muchos años". Y es que, reconoció el escritor, "uno siempre vale lo que valen sus amigos".

Reconoció que participar en jornadas y conferencias, al tiempo que ser reconocido, "se hace raro" ya que "un escritor es un tipo solitario, que trabaja en casa escribiendo y después echa su obra al mundo, para que caiga en manos desconocidas, de modo que el retorno viene en forma de crítica literaria, tweets, cartas de lectores", pero, explicó que el escritor cartagenero, "que el retorno sea de una manera tan formal se me hace muy raro".

Y es que, aseguró, "siempre he intentado estar un poco al margen de los protocolos y las instituciones", aunque "ello no empaña el agradecimiento" que afirmó sentir ante el reconocimiento que recibió al crearse recientemente la Cátedra 'Arturo Pérez-Reverte' en la Universidad de Murcia.

"Yo no escribo para una cátedra, sino porque me hace muy feliz", sentenció, al tiempo que explicó que "puedo vivir razonablemente bien de esto pero, al margen, me sirve para amueblarme y ser feliz" y que "jamás pensé en este tipo de reconocimientos ni en llegar a ser académico de la RAE".

Asimismo, reconoció que escribe "en defensa propia, para decir lo que pienso, para ajustar cuentas con el mundo que a veces no me gusta" y "no pretendo que un texto mío vaya a cambiar nada".

Por otra parte, se calificó como "un lector que accidentalmente escribe novelas" y aseguró que, al escribir 'Falcó', se inspiró en escritores como John le Carre o Graham Greene , entre otros, "pero también está mi propia vida". Y es que, como dijo, "yo escribo con lo que he leído pero también con lo que he vivido", de modo que "eso es lo que lo hace grato para mí".

Así, "cuando escribo una novela, no tengo en la cabeza a James Bond o a cualquier otro personaje, sino también mi propia vida, lo que me permite customizar los personajes", y explicó que "esa mezcla de libros leídos y experiencia personal es lo que hace que mis libros sean como son". Admitió que "las dosis de recuerdos y memoria personal en Falcó son más intensas que en otros personajes de otras novelas".

En este sentido, afirmó que "me gusta la gente que lucha y no se resigna" y que prefiere "los lobos a los corderos". Así, centrándose en las mujeres que aparecen en sus libros, dijo que siempre se ha inspirado en mujeres que ha conocido a lo largo de su vida que pelean y luchan. "Cuando una mujer pelea, es un espectáculo fascinante", reconoció.

Por otro lado, afirmó que sigue "aprendiendo cada día". En este sentido, aseguró que hay "dos tipos de escritor, el cazador y el recolector". De este modo, explicó que el recolector "es aquel que está en un territorio que conoce, que es el suyo y en el que se mueve y se alimenta", mientras que el cazador "es aquel que sale de su territorio y entra en territorios desconocidos para cazar y obtener piezas diferentes, corriendo riesgos".

Así, reconoció ser "un cazador", y por ello, está siempre "despierto, lúcido y despierto, buscando y recogiendo pistas de las que se nutre", que va "aprehendiendo cosas continuamente" y "no estoy repitiendo una fórmula continuamente".