El embajador británico ofrece seguridad y tranquilidad a los empresarios murcianos

El embajador Simon Manley se dirige a la tribuna para iniciar la conferencia de ayer en el Real Casino de Murcia./
El embajador Simon Manley se dirige a la tribuna para iniciar la conferencia de ayer en el Real Casino de Murcia.

El diplomático señala que el Reino Unido tratará de que la relación siga siendo «lo más estrecha posible» tras el 'Brexit'

JULIÁN MOLLEJOMurcia

Tranquilidad, continuidad y seguridad. Fueron los elementos que empleó ayer en Murcia el embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, para tratar de apagar el fuego desatado con la victoria del 'Brexit' en el referéndum del 23 de junio y apaciguar las preocupaciones suscitadas por este hecho entre los empresarios murcianos, sobre todo de los sectores turístico y hortofrutícola.

Manley ofreció una conferencia en el Real Casino de Murcia, invitado por el Foro Nueva Murcia, en la que demostró su capacidad como diplomático para limar aristas, difuminar incertidumbres y transmitir confianza en su país y en el proceso de desconexión con la Unión Europea que ahora se abre.

Insistió en varias ocasiones en que, de momento, nada ha cambiado, y así seguirá durante los dos años de plazo establecidos para proceder a la salida de la Unión Europea. Y después, apuntó, las relaciones seguirán siendo buenas.

«Los países miembros de la Unión Europea son y continuarán siendo nuestros vecinos, amigos, aliados y socios, y el Reino Unido se propondrá lograr la relación más estrecha posible con ellos en lo que se refiere al comercio de bienes y servicios, a la cooperación internacional y a los asuntos de seguridad», manifestó el embajador.

Más de 400.000 turistas

«Mi mensaje será de tranquilidad», dijo a los periodistas momentos antes de su conferencia, y no se desvió de él durante su alocución y las posteriores preguntas de los asistentes.

Entre el público destacaban por su número los empresarios, sobre todo representantes de los sectores financiero, agroalimentario y turístico, deseosos de respuestas ante los oscuros interrogantes que el 'Brexit' plantea a sus negocios.

El presidente del patronato del Foro Nueva Murcia y vicepresidente de la Fundación Aon, Pedro Tomey, abrió el acto, y la presentación de la conferencia corrió a cargo del vicerrector de Coordinación e Internacionalización de la Universidad de Murcia, Bernardo Cascales, quien ofreció varios datos del impacto que este fenómeno tendrá en la economía murciana: la Región cuenta con más de 23.200 residentes británicos, recibe al año unos 420.000 turistas procedentes del Reino Unido, el 80% de los vuelos que llegan al aeropuerto de San Javier tienen el mismo origen, las exportaciones murcianas rondaron los mil millones de euros en 2015, y las importaciones unos cien millones.

Con estas cifras se comprenderá la expectación que suscitó la visita del embajador, quien ya por la tarde mantuvo una reunión con el presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, y con representantes de las universidades de Murcia y la Politécnica de Cartagena, que promueven decenas de proyectos de cooperación con universidades británicas.

El embajador, que ocupó antes puestos en la Unión Europea, reconoció su «decepción» con el resultado del referéndum. «La salida de la UE no era la opción del Gobierno, pero hay que respetar la decisión del pueblo británico en el mayor ejercicio democrático de su historia y trabajar para una salida lo mejor posible para todos; así es la democracia británica», aseguró.

Añadió que su país «no dará la espalda a España» durante el proceso negociador para la salida de la UE y que trabajará para conseguir «la mejor desconexión posible».

Con respecto al futuro de las relaciones comerciales, subrayó que el Reino Unido «es un país abierto con una economía abierta y segura, y seguiremos siendo el primer destino europeo de las inversiones extranjeras».

El diplomático elogió la capacidad exportadora de la Región de Murcia y la calidad de sus productos cuando señaló que «en las tiendas y supermercados de mi país muchas de las mejores frutas y verduras proceden de aquí». Añadió que «el mercado británico es el segundo más importante para las exportaciones de la Comunidad de Murcia y es importante que trabajemos juntos para asegurar nuestra buena relación comercial, que tiene mucho futuro».

Como puntos fuertes de esa vinculación, explicó que en la Región de Murcia residen 10.000 británicos, cifró en 30.000 los puestos de trabajo que dependen de esta buena relación, lo que supone un peso del 5% del Producto Interior Bruto regional. «Estamos orgullosos de la relación entre la Región de Murcia y el Reino Unido», apuntó.

Sobre los murcianos que viven y trabajan en su país, Manley hizo hincapié en que no «experimentarán ningún cambio; sus derechos a vivir, estudiar y trabajar en el Reino Unido no van a cambiar en los próximos dos años».

Una negociación sin prisas

En su afán por restar gravedad a todos los factores que rodean de nubarrones el 'Brexit', el diplomático británico defendió, ante las prisas planteadas por los socios fundadores de la UE, que las negociaciones para la desconexión se lleven a cabo con el necesario sosiego.

«Se trata de la negociación más importante de la historia del Reino Unido y tenemos que prepararla muy bien», contestó a la pregunta de uno de los asistentes. Sobre el modelo de esa futura relación con la UE, Simon Manley señaló que «existen modelos como el canadiense, el suizo, el noruego... pero podría ser uno nuevo: el británico. Lo importante es alcanzar un buen acuerdo para todos. Hay que tener en cuenta, además, que el Reino Unido es una de las economías más importantes y potentes del mundo». Ese fue otro de los mensajes que quiso resaltar durante su intervención: la solvencia de la economía británica como garantía de futuro ante la fuga de capitales y malos augurios que se han generalizado tras el referéndum. «El Reino Unido -agregó- es y seguirá siendo un buen lugar para invertir y trabajar», al tiempo que trató de restar importancia a la depreciación de la libra. «Nuestra economía es sólida y fuerte, con crecimiento del empleo y con un sistema financiero muy resistente. Somos un país abierto y con una economía abierta al mundo»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos