Los padres denuncian el estado «tercermundista» del instituto Floridablanca

El presidente del Ampa del Floridablanca, en uno de los aseos del instituto. /
El presidente del Ampa del Floridablanca, en uno de los aseos del instituto.

Educación culpa a las enmiendas de la oposición del retraso en los arreglos, «urgentes» en los aseos, con pintadas, humedades, y azulejos desprendidos

FUENSANTA CARRERESMurcia

Los estudiantes del Hopewell Valley Central de Nueva Jersey que el mes pasado estudiaron de intercambio en el IES Floridablanca de Murcia fotografiaron con sus móviles las puertas de los aseos del centro. Debieron resultarles curiosas las pintadas, muchas de ellas con solera de diez años, que las decoran. O las humedades que invaden las paredes. A los padres y alumnos del centro no les hace tanta gracia el deterioro progresivo del instituto murciano, uno de los más reconocidos de Murcia por su nivel académico y la intensa actividad cultural y divulgativa que desarrolla. El centro, donde estudian más de 1.400 alumnos, fue inaugurado en 1972, y aunque ha sido objeto de pequeñas reformas en los últimos años, acusa el uso intensivo al que es sometido curso tras curso.

La Asociación de Padres de Alumnos (Ampa) lleva años reclamando con urgencia el arreglo de los aseos de las dos plantas, que «ofrece una imagen tercermundista y y siniestra. No solo tienen pintadas de los últimos lustros, sino que también exhiben los techos con una humedad que amenaza con desprenderse. Los azulejos están arrancados de cuajo en buena parte y las puertas rotas. El aspecto interno y externo del centro es de un gran deterioro e incluso de abandono y desidia», se queja el presidente del Ampa y exalumno del centro, José Belmonte. La asociación está especialmente molesta con «las promesas incumplidas» de la Consejería de Educación para completar las reformas más perentorias.

Educación, por su parte, culpó ayer de los retrasos a las enmiendas planteadas por la oposición a los presupuestos de este año, que alargan el plazo de contratación de las obras que superen los 20.000 euros. «Antes el máximo era de 32.000 euros, y el plan era realizarlas en abril, pero con el nuevo sistema se tardará aún dos meses en contratar la obra», lamentó ayer la Consejería.

Aun cuando la Administración remodele los aseos, el instituto, uno de los más demandados por las familias murcianas, acumula reparaciones pendientes que indignan a los padres. «Llevamos años esperando la construcción de nuevas aulas y el cambio de las ventanas de hierro, las primitivas del centro, que amenazan con desprenderse y provocar algún grave accidente, además de que no mantienen la calefacción en invierno». La Consejería de Educación insistió ayer en que todas las reformas están contempladas y «se irán desarrollando cuando sea posible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos