«Emprender tiene mucho de hambre por aprender y de inconsciencia»

Adolfo Ortiz, a la izquierda, junto a Carlos J. Mellado y Víctor Guindo. :: lv
/
Adolfo Ortiz, a la izquierda, junto a Carlos J. Mellado y Víctor Guindo. :: lv

Adolfo Ortiz Copropietario de la marca de gafas de madera Feler Sunglasses

BOTÍAS SAUS

Apenas llevan en el mercado un par de años, pero su éxito empresarial resulta evidente si tenemos en cuenta que ya exportan a varios países, están presentes en cientos de ópticas españolas y la demanda de sus productos no para de crecer. Así que estos tres amigos murcianos nunca imaginaron, cuando tuvieron la idea de fabricar gafas de madera, que aquella iniciativa sería aplaudida por una legión de adeptos. Y encima, ninguno de los tres socios es artesano, sino arquitectos, economistas y publicitarios. Uno de ellos, Adolfo Ortiz, sostiene que el secreto de la marca Feler Sunglasses es «ofrecer la máxima calidad, y para ello utilizamos los mejores materiales en la fabricación. Al igual que cualquier miembro de la familia #FelerPeople, toda gafa es única».

-¿A quién se le ocurre ponerse a vender gafas de madera?

-Seguramente, como pensaron nuestras familias, a tres locos. Quizás tres locos que sabían lo que querían. Emprender tiene mucho de inconsciencia y de hambre, mucha hambre de aprender.

-¿Cuánto tiempo fue necesario para lograr el producto que buscaban?

-Casi dos años y medio de I+D fueron necesarios antes de salir al mercado en enero de 2014. Decidimos apostar por la Marca España con el diseño y fabricación a mano por bandera. Lanzándonos al mercado con un producto diferente y rompedor, como son las gafas de madera, dentro del potente nicho de mercado de la óptica y la moda. Y desde entonces, el I+D ha sido un compañero indispensable para la marca. Al igual que la búsqueda de nuevas maderas y diferentes materiales con los que innovar dentro del mundo de la óptica.

-¿Quiénes conforman el equipo?

-Estamos Carlos J. Mellado, economista; Víctor Guindo, publicitario, y yo, que soy arquitecto. Los tres decidimos convertirnos en empresarios y darle forma a esta idea.

-La primera edición del año de la revista 'Forbes' les pone como ejemplo de grandes emprendedores. ¿Qué se siente ante esto?

-Orgullo, satisfacción por el trabajo y la constancia del día a día. Y, sobre todo, estamos muy contentos. Es un reconocimiento a nuestro esfuerzo y a la gente que nos ha apoyado.

-¿En dónde pueden encontrarse sus creaciones?

-En más de 300 ópticas en España y con grandes miras hacia la exportación internacional. Tenga en cuenta que el 30% de las ventas anuales de Feler proceden del extranjero, de países como Italia, Francia, Portugal, Holanda y, al otro lado del charco, en México y Estados Unidos. Siempre apostamos por una imagen muy cuidada y por el marketing 'online'.

-¿Y piensan seguir creciendo?

-Feler se encuentra en proceso de crecimiento, buscando reforzar la imagen de marca y ampliar su catálogo de referencias con materiales como el acetato o el metal. Creo que conseguiremos incrementar aún más la capacidad de venta en 2016.

-¿No dan una imagen de fragilidad las gafas de madera?

-En absoluto. Para entrar tanto en el mercado español como en el internacional es necesario ofrecer la máxima calidad. Para ello se han utilizado los mejores materiales. Se emplean lentes con protección total contra la radiación solar UV y una amplia selección de maderas elegidas una a una para asegurar los mejores acabados. Y además, para mayor resistencia y durabilidad del producto, el acabado está constituido con el tratamiento necesario para garantizar la protección contra el sudor y la humedad.

-¿Y las hacen a mano, una a una?

-Toda gafa es única. No solo por la personalidad que otorga un material tan irrepetible como la madera, sino por eso precisamente: cada una de ellas está hecha a mano. Es por ello que, cada persona que posea unas gafas de madera Feler, tiene la seguridad de tener en sus manos un producto único y fabricado en España.