«Saber de vinos implica tres verbos: viajar, comprar y catar»

Juan Francisco Carmona. :: guillermo carrión/ AGM/
Juan Francisco Carmona. :: guillermo carrión/ AGM

Juan Francisco Carmona Sumiller y director del Club 'Puro Vino'

El sumiller y hostelero ceheginero Juan Francisco Carmona ha creado el primer club de vinos de la Región de Murcia, 'Puro Vino'. Entre sus propuestas incluye la celebración, con carácter bimensual, de ciclos de actividades relacionadas con el vino como catas, cenas-maridaje, charlas con bodegueros y compra de lotes... Bajo el lema 'El club de los vinos con sentido', esta nueva institución quiere aglutinar en torno al restaurante 'Pura Cepa', su sede, a los aficionados y profesionales interesados en profundizar en su conocimiento. Juan Francisco adelanta que «pertenecer a este club es gratuito y los murcianos deben ver en él una fórmula ideal para adentrarse en la cultura del vino y hacer sus compras asesorados por especialistas».

El lema es 'El club de los vinos con sentido'. ¿Tiene Murcia vinos que hacen perder el sentido?

Por supuesto. Y cada día más, ya que las nuevas generaciones están elaborando vinos más originales y singulares.

¿Qué hay que hacer para formar parte de este club?

Contactar con nosotros por correo electrónico (puracepa@puracepamurcia.com), por teléfono o a través de las redes sociales y facilitarnos su nombre y apellidos, e-mail y teléfono. Pertenecer a Puro Vino es completamente gratuito.

¿Cuántos murcianos se han inscrito ya?

Más de un centenar, y también de distintos puntos de España. Estamos gratamente sorprendidos con la gran acogida de Puro Vino, lo que evidencia que existía una demanda que ahora vamos a tratar de cubrir.

¿Qué actividades ofrecerán a los asociados?

Menús-maridaje, catas para aficionados y expertos, jornadas con bodegueros y viticultores, una selección de lotes de vinos y una gran cantidad de vinos por copas en el restaurante Pura Cepa. Todo, de una manera amena, didáctica y divertida.

¿Cómo preparan la selección de los vinos que ofrecen?

Viajando miles de kilómetros, catando cientos de vinos y conociendo cada denominación de origen. Saber de vinos implica tres verbos: viajar, comprar y catar. Solo dedicándose en cuerpo y alma al vino es posible alcanzar un amplio grado de conocimiento, ya que requiere mucha dedicación más allá de la pasión.

¿Han comenzado su primer ciclo? ¿Sobre qué versa?

Ya está en marcha y lleva por título 'Sur de España: los generosos, mucho más que vino'. En las próximas semanas nos visitarán los bodegueros jerezanos Antonio Barbadillo y Juan Manuel Herrero, y realizaremos una cata para aficionados y otra para expertos. Los ciclos son temáticos y los iremos cambiando cada dos meses. El próximo quizá sea el champán.

¿Existe en Murcia una cultura del vino?

Sin duda, y está notablemente en aumento. Las zonas productoras han entendido que las nuevas generaciones de consumidores se interesan más por el hecho de tomar vino, al que perciben como un acto casi cultural.

¿Cree que el vino a granel está pasando a la historia?

Sin duda. Enólogos, viticultores, elaboradores y sumilleres creemos que hay que optar por un vino de calidad, más especial y elaborado con uvas autóctonas. Sí es verdad que queda una generación de consumidores que demandan vino a granel, pero es casi residual con respecto a lo que pide el consumidor medio.

Usted, como finalista del concurso 'Nariz de Oro', ¿qué destacaría de cada una de las denominaciones de origen murciano?

Bullas es el renacimiento fresco de la uva Monastrell. Jumilla es sinónimo de sur con mayúsculas en un vino. Y Yecla, la cautivación del mercado internacional.