Usaron un coche 'siniestro total' para simular un choque y estafar al seguro

La Audiencia condena a un hombre y a una mujer a tres meses de cárcel después de confesar que se inventaron un accidente en Fortuna

R. F.MURCIA

Hay gente que no tiene una idea buena, por más que se les ocurran buenas ideas. Algo así podría mantenerse de una pareja que acaba de ser condenada por la Audiencia Provincial de Murcia por haber concebido un insólito sistema para tratar de estafar a las compañías aseguradoras: el de adquirir un vehículo siniestrado para simular un accidente y denunciar al seguro por unas lesiones ficticias.

La tentativa de estafa se produjo en junio de 2011, cuando Zaira B.C. y Salvador L.H. adquirieron en un desguace un vehículo que unos meses antes, el 27 de noviembre de 2010, había sufrido un accidente en la localidad de Miguelturra (Ciudad Real), lo que le ocasionó importantes daños en la zona trasera izquierda, la rotura de la llanta derecha y la deformación del eje trasero.

La aseguradora Caser, que era la que el propietario había contratado, declaró el vehículo en situación de 'siniestro total', por lo que acabó siendo destinado a un desguace.

«Con ánimo de lucrarse»

Cuando siete meses más tarde la pareja mencionada acudió a adquirir el coche accidentado, un Volvo C70, ya tenían el plan perfectamente diseñado. Y el 21 de junio interpusieron una denuncia en el Juzgado de Paz de Santomera en la que aseguraban que esa madrugada, mientras circulaban por la carretera de La Matanza, en término de Fortuna, habían sido embestidos por un Fiat Brava, que habría ido conducido por otro varón, Cristian R.S., con quien supuestamente estaban compinchados.

Afirmaron que a causa de ese impacto inventado tanto Zaira B.C. como Salvador L.H. habían sufrido diversas lesiones, por las que incluso llegaron a reclamar asistencia en el hospital Morales Meseguer. Un montaje, concebido según el tribunal «con ánimo de lucrarse», ya que con ello pretendían estafar al seguro. El plan, sin embargo, terminó por ser descubierto y acabaron viéndose acusados de una tentativa de estafa.

El abogado de la pareja alcanzó un acuerdo con la Fiscalía, previo a la celebración de la vista oral, que ha permitido que las penas para los dos acusados se hayan quedado en tres meses de prisión y en sendas multas de 120 euros, además de la obligación de indemnizar solidariamente a Generali Seguros en la suma de 400 euros y a Línea Directa con 3.000 euros. Zaira B.C. y Salvador L.H. admitieron su culpa y aceptaron las penas que les han sido impuestas.

Quien no se presentó a juicio fue su presunto compinche, el ficticio conductor del Fiat Brava, Cristian R.S., quien ha sido puesto en busca y captura por el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Una orden de detención que estará en vigor durante diez años y que, si acaba dando sus frutos, le conducirá también hasta el banquillo.