«La ruta de la Aldea del Mono también rezuma cultura, deporte e historia»

Juan Antonio Buendía. /
Juan Antonio Buendía.

coordinador de proyectos en Ecoambiental

BOTÍAS SAUS

Deporte, medio ambiente y cultura. Tres actividades en una, al mismo tiempo y sin salir del Municipio de Murcia. Esta es la oferta que propone una empresa murciana, Ecoambiental, a través de diversos recorridos que intentan ofrecer curiosos aspectos de la historia y las costumbres murcianas. Su responsable, Juan Antonio Buendía, apunta los detalles de cada itinerario, al que ahora se suma la sorprendente visita a la Aldea del Mono, sobre la que pocos, muy pocos murcianos, conocen siquiera su existencia.

-¿En qué consiste la nueva ruta hacia la Aldea del Mono? Pero, ¿existe ese lugar en Murcia?

-¡Claro! Se trata de un itinerario nocturno de interpretación, donde se desarrollan actividades relacionadas con los ritos funerarios ancestrales, las normas de luto en la Huerta. Descubriremos aspectos desconocidos de la historia y la antropología, conoceremos sucesos en el lugar donde acaecieron y escucharemos algún relato negro de autor.

-Muy completo. Ustedes procuran mezclar en sus rutas deporte, medio ambiente y cultura, ¿es una buena combinación?

-Sin duda. Uno de nuestros principios metodológicos es que la historia no está solo en libros y museos, también bajo tus pies. Pretendemos cumplir objetivos educativos y culturales de forma activa y adaptada. Esta fórmula no falla.

-El Castillo de Los Garres o el Castellar de Tabala son desconocidos pues el estado de conservación es lamentable... ¿Cree que visitarlos puede ayudar a su restauración?

-Esos castillos forman parte sustancial de la historia del Valle del Segura y de nuestra Región. Desde mediados del siglo VI, ambos eran el escudo que protegía Cartagena Espartaria [capital de la Hispania Bizantina] de los ataques visigodos, cuando cayeron, setenta años después, Cartagena fue devastada.

-¿Qué otras actividades realizan?

-Por ejemplo, 'La Cultura del Agua' en la Huerta o en el Campo de Murcia-Mar Menor; nocturnas como 'Ojos de búho', 'Una noche en la Aldea del Mono', 'Nuestra fauna nocturna'; históricas como 'La Murcia del Rey Lobo', 'Del Castillo de Los Garres a la Basílica de Algezares', 'Puntarrón Chico', 'Antonete Gálvez'; o de naturaleza y dinámica del paisaje como 'Cabezo Negro', 'El acantilado fósil de La Alberca', 'Sierra de Mamellones'... se pueden ver otras propuestas en www.ecoambientalmurcia.com

-En la ruta del Rey Lobo, ¿qué visitan con los participantes?

-Realizamos un acercamiento activo a la figura de Ibn Mardanis. Su obra política, social, cultural y monumental, dentro del contexto de la Huerta y la Murcia del siglo XII, aprovechando los restos del complejo de Monteagudo (Castillo, Castillejo, Larache, Albercón, Huerto Hondo, infraestructuras de riego tradicional, y restos arqueológicos de elevación de agua) y el Centro de Visitantes Monteagudo. Un personaje fascinante, importante, de enorme proyección... casi desconocido.

-Y supongo que en la de Antonete suben al Miravete, ¿no?

-Sí, después de conocer la casa donde nació, vivió y murió, su huerto, la Cueva, y un complejo de hornos de yeso centenario.

-¿Qué otros proyectos barajan para los próximos meses?

-Quizá destacaría 'Aljez y Humanidad en la Cordillera Sur', una relación muy estrecha que hace tan solo unos pocos siglos transformó en casas habitables las barracas de los pobres, ocupando a mucha población. Otra propuesta que nos apasiona va sobre Belluga y Orihuela, una relación muy difícil que ha dejado cicatrices y logros muy notables.