La ministra Báñez considera a Murcia la «región europea de la economía social»

La ministra Fátima Báñez, ayer junto a Sánchez, charlando con uno de los trabajadores y cooperativistas de Mula Confort. /
La ministra Fátima Báñez, ayer junto a Sánchez, charlando con uno de los trabajadores y cooperativistas de Mula Confort.

Durante su asistencia a unas jornadas también avanzó que la próxima EPA «será histórica» y que 2015 «será el año de los 600.000 empleos»

JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Le llovieron los piropos ayer al cooperativismo regional. La Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de la Región (Ucomur) sacó pecho durante la visita a la Región de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y de su homólogo portugués, Pedro Mota, para firmar una declaración de los gobiernos de España y Portugal por las buenas prácticas en favor de la economía social. Báñez anunció dos nuevas medidas para el sector. La primera será la puesta en marcha del Plan de Impulso de la Economía Social 2015-2016, dotado con treinta medidas, y la segunda un programa operativo de fomento de este modelo económico, dotado con más de 1.100 millones de fondos europeos.

La firma del acuerdo y los anuncios de la ministra se produjeron en la inauguración de la jornada 'La economía social como motor de creación de empleo', celebrada ayer en el palacio González Campuzano, que organizó el Ministerio y coordinó la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes).

Durante su alocución en la jornada no obvió los mensajes de recuperación que habitualmente enarbola el Ejecutivo central. «Hemos recuperado 1.100.000 empleos de los más de 3.500.000 que se destruyeron con la crisis. Este año será el año de los 600.000 empleos en España, el jueves próximo conoceremos la EPA (Encuenta de Población Activa) y será histórica, la EPA confirmará que España crea empleo intensamente y que el empleo en nuestro país ha llegado para quedarse».

Respecto del último informe de BBVA Research que alerta de que los puestos de trabajo que se crearán en la Región en los próximos dos años estarán marcados por una tasa de temporalidad del 30% y bajos salarios, Báñez reconoció que «la cara opuesta del empleo indefinido es la temporalidad, el 3% de todos los contratos en España son temporales, en 2007, antes de la crisis, eran el 4%, por tanto seguimos avanzando en la buena dirección. Pero he de reconocer que queda mucho por hacer».

La asistencia de los dos ministros a la jornada de ayer puso el colofón a los contactos que ambos gobiernos iniciaron en mayo de 2013, cuando celebraron una cumbre de la economía social en la ciudad portuguesa de Cascais. La elección de la capital del Segura no se hizo al azar, según aclaró Báñez, «Murcia es la región europea de la economía social. Es la que va a la vanguardia europea». La ministra añadió que España y Europa aprenden «de las buenas prácticas de la economía social murciana» y calificó la jornada que se celebró en Murcia como «la cumbre Ibérica por la economía social».

Agenda europea

También avanzó que las treinta medidas que «en breve» pondrá en marcha el Ejecutivo central en el marco del Plan de Impulso de la Economía Social girarán en torno «a cuatro ejes». El primero será favorecer la creación de nuevas cooperativas y fortalecer las existentes; el segundo, el apoyo financiero; el tercero, una revisión del marco jurídico para dar seguridad a los proyectos del sector a medio y largo plazo, y el último, apostar por la I+D+i y la internacionalización de las cooperativas.

La declaración firmada en Murcia por ambos gobiernos pretende que España y Portugal «hagan un tándem» para situar la economía social y el cooperativismo «en el corazón de la agenda europea».

El ministro portugués de Empleo, Pedro Mota, apuntó que «la Península Ibérica debe liderar la causa de la economía social en la Unión Europea, que representa el 7,5% del empleo remunerado en Europa y el 10% de su PIB. El siglo XXI o es el siglo social, o corre el riesgo de no ser nada». Próximamente, Francia, Bélgica y Luxemburgo aprobarán leyes de economía social y, según el ministro Mota, «la Comisión Europea tendrá esto en cuenta».

Báñez dijo que el plan con fondos europeos se pondrá en marcha en 2015 y se prolongará cuatro ejercicios «a favor de las cooperativas, de las sociedades laborales, de los centros especiales de empleo y de las empresas de inserción. Esa es la hoja de ruta del Gobierno de España». Y lo justificó porque la tasa de paro del cooperativismo es seis puntos más baja que la del resto de sectores de actividad. «En el Congreso de los Diputados se está tramitando un proyecto de ley de los autónomos y la economía social, para seguir fortaleciendo al sector».

Por su parte, el presidente del Ejecutivo regional, Pedro Antonio Sánchez, remachó esas buenas cifras indicando que la Región presenta el mayor número de jóvenes cooperativistas de todo el país. «Esas cifras no tienen que ser una meta, sino un punto de partida para seguir liderando la creación de este tipo de empresas en España». Para Sánchez el cooperativismo «es una herramienta de primer orden para la creación de empleo y la consolidación de la recuperación económica».