Conmoción en la sanidad regional por la muerte de Prudencio Rosique

Prudencio Rosique, durante la inauguración del curso en el Colegio de Farmacéuticos en 2013. /
Prudencio Rosique, durante la inauguración del curso en el Colegio de Farmacéuticos en 2013.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos falleció ayer, a los 64 años, de un infarto fulminante

JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de la Región, Prudencio Rosique Robles, falleció ayer a los 64 años de edad de un infarto en su vivienda de Calasparra. Su muerte inesperada ha conmocionado a la sanidad murciana. Rosique estuvo trabajando en la sede del Colegio hasta el fin de semana, y en su despacho le esperaban, como cada lunes, los asuntos pendientes. Su máxima preocupación era ahora el retraso en el pago de las recetas de marzo y la renovación de la póliza que está permitiendo a los farmacéuticos cobrar los medicamentos facturados al Servicio Murciano de Salud.

Prudencio Rosique deja una profunda huella no solo entre los farmacéuticos, sino en todo el ámbito sanitario y en la sociedad regional. Nacido en Calasparra en octubre de 1950, se crió «en la rebotica del abuelo», recuerdan sus íntimos. Después de estudiar Farmacia en la Universidad de Navarra y de licenciarse en 1973, se hizo cargo del establecimiento familiar. En 1988 fue elegido presidente del Colegio, y desde entonces ha sido la voz de los farmacéuticos ante la Administración y la sociedad.

Las muestras de condolencia llegaron ayer desde todos los ámbitos. El tanatorio de Calasparra se quedó pequeño para albergar a todos los que quisieron despedirse del presidente del Colegio y mostrar su afecto a su viuda, Vicenta, a sus tres hijos y a sus dos nietas. El funeral se celebrará hoy a las 12.00 horas en la iglesia de La Merced, en su localidad natal.

El presidente de la Comunidad, Alberto Garre, mostró sus condolencias a la familia y destacó que Rosique «siempre hizo las cosas bien por la Región de Murcia». Por su parte, la consejera de Sanidad y Política Social, Catalina Lorenzo, destacó que «se ha ido un referente y una persona que ha hecho muchísimo por la sanidad en la Región». En esta misma línea, el secretario general del PSRM-PSOE, Rafael González Tovar, calificó de «referente sanitario» al presidente del Colegio.

Dialogante y colaborador

Rosique ha sido el líder de los farmacéuticos durante más de 25 años, y quienes desde la Administración han compartido horas de negociación con él destacan su capacidad de diálogo. «Era un caballero, un hombre encantador», subrayaba la exconsejera de Sanidad María Teresa Herranz. «Habíamos hablado hace poco, teníamos una comida pendiente», se lamentaba. «Lo conocí cuando llegué a la Consejería, y demostró siempre una voluntad de colaboración. Defendía los intereses de su colectivo, pero iba más allá. Ha hecho una gran contribución a la sanidad. Entendía al farmacéutico como un agente de salud, como una parte más de la asistencia sanitaria», recalcó Herranz.

Entre sus contribuciones destaca la puesta en marcha, durante su etapa como presidente del Colegio, de la Academia de Farmacia Santa María de España. Hizo frente a los cambios en el modelo de farmacia y al proceso de digitalización. Este mismo año, el Colegio ha culminado junto con el SMS la implantación de la receta electrónica. Rosique era académico correspondiente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Murcia y una voz destacada en el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España.

El Colegio le ocupaba la mayor parte del tiempo. Su otra gran pasión era la caza, recuerda Pablo Fernández, ex secretario general de Sanidad y actual director de Enfermería del hospital Virgen de la Arrixaca. «Era un amigo, una persona con la que se podía conversar de todo», destacaba ayer. Quienes lo deseen, podrán dejar su testimonio en un libro de condolencias en la sede del Colegio (calle Jaime I El Conquistador, número 1) a partir de mañana.