Denuncian «islamofobia» en Lorca por tardar seis años en autorizar una mezquita

Un informe de la Comisión Islámica acusa también a una fisioterapeuta de negarse a atender a pacientes por llevar pañuelo

J. P. P. MURCIA

Un informe sobre islamofobia presentado el fin de semana pasado por la Comisión Islámica de España (CIE) denuncia que los musulmanes de Lorca fueron discriminados al tener que esperar más de seis años para conseguir una autorización para levantar una mezquita. En concreto, el informe asegura que el Centro Islámico Tawhid de Lorca solicitó en 2008 el visto bueno municipal para construir un templo en la parcela 33 del polígono. Desde ese momento, «les han venido requiriendo diferentes procesos y documentos que siempre han presentado, pero a cada gestión realizada satisfactoriamente les pedían otra nueva».

Los autores del informe -de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia- se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Lorca, que achacó los retrasos a «problemas burocráticos con la Confederación Hidrográfica del Segura», según el documento. Al parecer, la CHS no había emitido el informe preceptivo sobre «sistemas de evacuación en caso de riada ya que el solar está próximo a la rambla». Finalmente, y según recoge la Plataforma, el pasado mes de junio el centro Tawhid recibió autorización para la mezquita, tras conseguir superar ese último obstáculo.

Pero no es éste el único episodio que recoge el informe. «Desde el departamento de inmigración del Ayuntamiento de Cartagena nos piden información» por los problemas «en el centro de salud de Dolores donde la fisioterapeuta se niega a aplicar la rehabilitación a las mujeres de origen magrebí que acuden vistiendo pañuelo», aseguran los autores. «Ya tuvimos que intervenir el año pasado y hablamos varias veces con la fisioterapeuta, con escaso resultado. Incluso llegamos a ponernos en contacto con la Policía de la zona porque las pacientes se negaban a abandonar el centro de salud y ella se negaba a atenderlas. Ni si quiera les quería dar una nueva cita. La Policía no respondía a los requerimientos de las pacientes, así que les llamamos nosotros y les requerimos que se personasen y levantar acta de que la fisioterapeuta se negaba a atender a las pacientes, y así lo hicieron», relata el informe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos