La Policía requisa varias cajas en la casa del presunto violador de una menor en Lorca

Agentes de Policía trasladan al presunto violador./
Agentes de Policía trasladan al presunto violador.

El padre de la menor agredió al presunto autor de los hechos después de que ésta fuera forzada ayer. Le aseguró ser amigo de sus padres y volvió hoy nuevamente al lugar

EFELORCA

La Policía Nacional intervino varias cajas en el registro de la vivienda del presunto violador de una niña de Lorca, detenido esta mañana tras ser atacado con un cuchillo por el padre de la menor cuando intentaba acceder de nuevo a la casa. Tras ser atendido en el hospital de Lorca por varias heridas leves de arma blanca, el hombre, de 36 años, fue trasladado a comisaría, donde prestó declaración.

Una quincena de agentes lo trasladó después hasta su domicilio, en la calle Franco del barrio del Calvario, el lugar hasta el que llegó este martes malherido huyendo del padre de la niña, donde fue arrestado y atendido médicamente en primera instancia.

Esa casa en la que vive el presunto agresor, de nacionalidad ecuatoriana, se encuentra a solo unos minutos a pie de la calle Arcipreste Montesinos, donde está la vivienda familiar de la niña de 11 años a la que supuestamente violó a primera hora de la mañana del lunes, aprovechando que estaba sola.

Según confirmaron fuentes policiales, el hombre dijo a la niña que era un amigo de su padre y consiguió que esta abriera la puerta, momento que él aprovechó para entrar y presuntamente consumar la agresión sexual.

Pese a que más de una treintena de agentes y vecinos del barrio han peinado la zona desde que los padres de la niña denunciaron el caso en comisaría en la tarde del lunes, no ha sido hasta este martes por la mañana cuando el presunto autor de los hechos ha salido de su casa y se dirigió a pie de nuevo hasta la vivienda de la menor.

En ese momento, el padre de la niña lo atacó en la puerta de la casa con un cuchillo, según indicó Cesárea Caro, una vecina del barrio que estaba en la calle y con la que el presunto violador, ya herido, tropezó en su huida. "Todo ha sucedido muy rápido, a las siete y diez de la mañana. Hemos escuchado un grito y ya lo hemos visto corriendo", explicó Caro, que señaló que el padre de la niña, que perseguía al agresor cuchillo en mano, fue reducido por otro vecino.

Esta vecina, junto a otras decenas de habitantes de la zona, permanecía esta tarde junto a la casa de la menor comentando lo sucedido y atendiendo a los periodistas, mientras en el interior de la vivienda se encontraba la niña con su familia. Según Caro, los vecinos están "conmocionados", porque la familia de la niña, también de origen ecuatoriano, "es una gente muy buena, que lleva aquí varios años y que nunca ha dado ni un problema".

Caro lamentó la situación vivida por la menor y dicho que los vecinos no conocían al agresor, pese a la cercanía de la casa de este al lugar en el que fueron cometidos los hechos.

El hombre arrestado, con la camisa manchada de sangre, permaneció durante unas dos horas en el interior de su piso con los agentes, que han salido del registro con varias cajas de cartón. La policía ha trasladado esta mañana al padre de la niña a comisaría, pero no llegó a arrestarlo porque las heridas de cuchillo que le ha infligido al presunto agresor de su hija eran leves.