Desmantelan una banda acusada de medio centenar de atracos a ancianos

Un agente traslada al juzgado a uno de los detenidos. /
Un agente traslada al juzgado a uno de los detenidos.

Detienen a una decena de jóvenes en el Mar Menor que se abalanzaban sobre personas de edad avanzada para robarles

LA VERDAD

Habían despertado la alarma en algunas zonas del Mar Menor. La Guardia Civil ha desmantelado una organización que presuntamente se encuentra detrás de más de medio centenar de atracos -58- en San Javier, San Pedro del Pinatar y Los Alcázares, principalmente a ancianos. La 'Operación Percas' se ha saldado con la detención de once presuntos integrantes de esta red, entre ellos el propietario de una tienda de compraventa de oro que al parecer se encargaba de dar salida a la mercancía robada. El presunto cabecilla de la banda, junto a dos de sus compinches, ha ingresado ya en prisión de forma provisional.

Este importante golpe policial comenzó a gestarse el pasado junio, cuando el instituto armado recibió varias denuncias por robos por 'tirón' cometidos en San Javier. Estos hechos, según reconoció el cuerpo, «habían generado cierta alarma social en la población». Las pesquisas pronto colocaron a la Guardia Civil tras la pista de un grupo de jóvenes que habría actuado también en otras localidades del Mar Menor, como Los Alcázares y San Pedro del Pinatar.

La Benemérita determinó que la organización estaba conformada por once jóvenes, entre ellos su presunto líder, nueve colaboradores y el regente de un establecimiento de compraventa de oro. El grupo iniciaba su actividad criminal con una reunión que mantenían en un parque de San Javier, donde supuestamente se coordinaban para desplazarse, tanto en coches como en bicicletas, hasta zonas despobladas del litoral y, una vez allí, buscar posibles objetivos. Según informaron fuentes del cuerpo, los ladrones estudiaban a las posibles víctimas, generalmente personas de edad avanzada. Una vez elegido el objetivo, uno o varios integrantes del grupo se abalanzaban por sorpresa y forcejeaban con él hasta arrebatarle piezas de joyería -como cordones, cadenas y pendientes-, bolsos y carteras. Las víctimas, en algunas ocasiones, llegaron incluso a ser arrastradas.

En algunos de los asaltos, los ahora arrestados causaron lesiones de consideración a las víctimas dada la elevada violencia ejercida para obtener su botín. Algunas de las víctimas resultaron lesionadas de gravedad y tuvieron que ser hospitalizadas.

Un comercio 'asociado'

Esta red, según informaron fuentes del instituto armado, contaba además con la presunta colaboración del dueño de una tienda de compraventa de oro. Allí eran comercializadas las joyas sustraídas con total impunidad, ya que se realizaban irregularidades documentales para evitar identificar a los autores de los robos. Los investigadores destaparon en el establecimiento un desfase de más de dos kilos de oro y 70.000 euros sin declarar.

Los once detenidos son vecinos de San Javier, San Pedro y Pilar de la Horadada. Ocho de ellos son marroquíes y tres españoles. Tienen entre 18 y 25 años y numerosos antecedentes policiales. Los once detenidos han pasado a disposición de un juzgado de San Javier y tres de ellos han ingresado en prisión.