Bernabé defenderá El Gorguel porque ya no es alcalde de La Unión

Francisco Bernabé es felicitado por los consejeros Pedro A. Sánchez, Juan Carlos Ruiz, Antonio Cerdá, Martínez Asensio y José Gabriel Ruiz. /
Francisco Bernabé es felicitado por los consejeros Pedro A. Sánchez, Juan Carlos Ruiz, Antonio Cerdá, Martínez Asensio y José Gabriel Ruiz.

Ayer tomó posesión como consejero de Obras Públicas sin la presencia de Manuel Campos, su antecesor

MANUEL BUITRAGO

«Quedan 160 días para las elecciones, y sé que no voy a tener el plazo de gracia de 100 días», comentó ayer Francisco Bernabé. Se esperaba el interrogatorio sobre su cambio de parecer sobre la dársena de contenedores El Gorguel, que rechazó siendo alcalde de La Unión por su impacto visual y paisajístico sobre la bahía de Portmán. Tras su toma de posesión en el palacio de San Esteban como consejero de Obras Públicas, recalcó que «ya no soy alcalde y me debo al Gobierno». Matizó que siendo alcalde defendió la dársena, pero no su ubicación en El Gorguel, pero que ahora defenderá ese emplazamiento si es la única opción posible.

«La posición que ha mantenido Paco Bernabé hasta esta mañana como alcalde se sustentaba en acuerdos de Pleno. Supongo que el nuevo alcalde seguirá manteniendo esa posición», apostilló. «Pero ahora formo parte de un Consejo de Gobierno que tiene catalogada la nueva dársena de contenedores como un proyecto estratégico en la Región; por el que hay que apostar de forma decidida sea cual sea su ubicación».

Su prioridad, dijo, es el aeropuerto de Corvera. Comentó que tiene que estudiar el tema más en profundidad, seguir las pautas del presidente regional, y hablar con la concesionaria Aeromur. «Todo el mundo debe cumplir sus obligaciones. Doscientos millones de euros son muchos para jugar alegremente». La llegada del AVE a Murcia y el desarrollo del Corredor Mediterráneo serán otros de sus cometidos.

Su primer acto como consejero fue visitar Lorca. Mañana tiene previsto reunirse con los empresarios. El presidente de Croem no asistió ayer al acto porque tenía reuniones previamente concertadas. Bernabé apuntó, por otra parte, que su intención es contar, en principio, con el equipo actual de la Consejería.

A la toma de posesión no asistió el consejero dimisionario, Manuel Campos. El presidente Alberto Garre agradeció «la lealtad, trabajo, dedicación y entrega» de Campos «ante uno de los retos con más trabas de la historia de la Comunidad Autónoma». El nuevo consejero de Obras Públicas estuvo rodeado por su familia, concejales de La Unión y altos cargos de la Comunidad.

El coordinador de IU, José Antonio Pujante, dijo que el «cambio de parecer» de Francisco Bernabé sobre El Gorguel «demuestra que es un veleta, para el que es más importante el sillón que defender sus ideas».