«Los ejercicios neuronales ayudan a prevenir el alzhéimer»

El pedagogo Francisco Belchí, en su gabinete. 
:: fran manzanera / AGM/
El pedagogo Francisco Belchí, en su gabinete. :: fran manzanera / AGM

Francisco Belchí.

Francisco Belchí trabaja desde hace tiempo en la mejora cognitiva. Tras varios años de experiencia con niños que presentan déficit de atención, observó que este problema se puede solucionar a través de diversas técnicas. Por este motivo surge Memoatec, que corresponde a las siglas de memoria, atención y comprensión, un programa que el pedagogo y logopeda ha llevado a algunos colegios de la Región. También ha organizado talleres infantiles en centros culturales y bibliotecas, como hizo recientemente en Molina de Segura.

¿En qué consiste su programa?

Memoatec está basado en el normal aprendizaje de todas las personas. Nuestro programa ejercita el uso de nuestras capacidades cognitivas, igual que el deporte ayuda a mantener el cuerpo en un estado óptimo. Con este método se aumenta la resiliencia, que es la capacidad de enfrentarse a retos nuevos, incrementando así la confianza y la independencia del alumno.

¿Qué tipo de actividades ofrecen para mejorar la memoria?

A los niños se les plantea actividades con juegos. Por ejemplo, retos de atención en los que tienen que ver las diferencias entre dos dibujos, o algún esquema de un laberinto para que descubran la salida. Cuentas de cálculo sucesivas para que aumenten la atención en el tiempo. En definitiva, actividades variadas que se van cambiando cada pocos minutos para que los niños no se aburran.

¿Se prioriza sobre el cálculo y la lectura?

Trabajamos la atención, concentración, memoria a corto y a largo plazo, comprensión y lógica, potenciando el pensamiento inductivo y deductivo. Incluimos la creatividad, que es lo que más nos diferencia del resto de seres vivos. Los niños con altas capacidades tienen muy desarrollada la creatividad. No nos limitamos sólo al cálculo y a la lectura. A un niño le dicen en el colegio 'tienes que aprenderte esto de memoria', pero no le han explicado cómo se hace. Ahí es donde nosotros hemos visto la carencia.

¿Y cómo se enseña a aprender las cosas de memoria?

Primero hay que enseñarle que hacerse en cinco minutos desde que se les dice. Si así no lo hiciera, evidentemente va a ser muy difícil que lo haga al día siguiente y menos aún dentro de una semana. ¿Cómo se hace eso? Se le enseñan diversas técnicas, una de ellas la que hemos usado todos: la repetición. Algo muchas veces hace que nosotros mismos le digamos a nuestro cerebro que eso lo tengo que aprender.

¿El programa está diseñado para alumnos de todas las edades?

Abarcamos 14 niveles, con niños de Educación Infantil y toda la etapa de Primaria. Pero nosotros no nos basamos en cursos académicos, sino en la edad mental de los objetos. Primero hacemos una evaluación y colocamos al niño en el nivel correspondiente. Estamos elaborando la versión para adultos, que servirá para prevención de degeneración neuronal y de alzheimer.

¿Cómo es su método ayuda a prevenir el alzheimer?

Está constatado que tocar algún instrumento, hablar un idioma y realizar ejercicio neuronal hace que las neuronas no se deterioren tan rápido. Las personas, cuando dejan de estudiar, ya no leen, no piensan e, incluso, para la cuenta de la cena en el bar sacan el móvil y no son capaces de hacer una división para ejercitar el cerebro. Se nos olvida. Por eso recomendamos hacer algún ejercicio neuronal para prevenir la enfermedad.

 

Fotos

Vídeos