Educación ultima la norma para mejorar la convivencia escolar el curso que viene

Imagen de la reunión del Observatorio de la Convivencia Escolar./
Imagen de la reunión del Observatorio de la Convivencia Escolar.

El nuevo Decreto potencia la mediación, da más autonomía a los centros, refuerza la figura del docente y regula el uso de los teléfonos móviles

LAVERDAD.ESMurcia

La Consejería de Educación, Cultura y Universidades está ultimando la nueva normativa para mejorar la convivencia en las aulas que se pondrá en marcha a partir del próximo curso. El nuevo Decreto de convivencia escolar recoge las novedades legislativas, como la consideración de autoridad pública de los docentes y la presunción de veracidad de sus actos, para reforzar la figura de los profesores.

Además, esta iniciativa busca adaptarse a las nuevas realidades de los colegios e institutos y, en particular, en todos aquellos aspectos relacionados con las nuevas tecnologías. Así, el Decreto prohibirá el uso sin autorización de teléfonos móviles u otros dispositivos electrónicos en las aulas, aunque da autonomía a los centros para decidir en qué situaciones se podría permitir su utilización, como en el caso de que se emplease como herramienta didáctica.

Quedará también prohibida la grabación o difusión de cualquier imagen o escena relacionada con la vida escolar, que será considerada como una falta grave. Mayor gravedad tendrá la grabación y difusión, a través del móvil o cualquier otro dispositivo, de agresiones, humillaciones, actos violentos o actos que tengan un carácter sexual y que atenten contra la intimidad, el honor o la dignidad de los miembros de la comunidad educativa. Este tipo de conductas serán consideradas como faltas muy graves contra las normas de convivencia escolar.

La directora general de Calidad Educativa, Begoña Iniesta, destacó la importancia de esta herramienta para mejorar la convivencia en los centros. Se trata de reforzar la figura del profesor y de crear un marco de convivencia en el que los conflictos se puedan resolver a través del diálogo y del consenso, subrayó Iniesta. El Decreto también potencia la mediación y otorga una mayor autonomía a los centros en la toma de decisiones y en la gestión de las situaciones conflictivas.

El último informe del Observatorio de la Convivencia, referido al curso 2012-2013, registró un total de 509 expedientes disciplinarios abiertos como consecuencia de conductas consideradas gravemente perjudiciales para la convivencia escolar. El índice de conflictividad se sitúa así en el 0,23 por ciento, muy cerca del 0,22 por ciento registrado el curso anterior. También se mantiene invariable el acoso escolar, con un total de tres casos registrados a lo largo de todo el curso.

En este sentido, Begoña Iniesta subrayó la eficacia de los programas que actualmente desarrolla la Consejería de Educación y que han conseguido mantener esta tasa.

Entre los programas aplicados en la Educación Primaria, la directora general resaltó la realización de asambleas de clase, la elaboración de normas de convivencia, la potenciación de la figura del mediador escolar o la participación en el programa educativo Educando en Justicia. Cada centro, además, tiene autonomía pedagógica para desarrollar otras actividades encaminadas a mejorar la convivencia entre los estudiantes.

Estas iniciativas se mantienen durante la Educación Secundaria, aunque en esta etapa se potencian sobre todo aquellas medidas encaminadas a un uso correcto de las nuevas tecnologías y de las redes sociales. Otra de las preocupaciones es el fomento de la igualdad de sexos para prevenir la discriminación o la violencia de género, dos problemas que se combaten con programas educativos como el denominado La máscara del amor.