«En este mundo de hombres, nosotras creamos una atmósfera especial»

Ana Torres.
/
Ana Torres.

Ana Torres. 'Disc-jockey'

MANUEL HERRERO

Ana Torres, natural de Lorca pero residiendo ahora en Murcia, donde está terminando sus estudios de Óptica y Optometría, lleva dos años pinchando discos como profesional. Anteriormente solo lo realizaba en fiestas privadas.

-¿Por qué se ha hecho 'disc-jockey'?

-Es algo que me gustaba tanto que quería compartir con los demás la música que yo escuchaba, y mostrar lo que yo sentía.

-¿Qué cualidades debe tener un 'disc-jockey'?

-Perseverancia, mucha fuerza, ser muy emotivo, tener buen gusto musical y, sobre todo, transmitir al público energía, felicidad, buen rollo. Si disfrutas la música vas a hacer lo posible para que los demás también la disfruten. La música es un escape emocional que te hace evadirte.

-¿Y en el caso de ser mujer?

-La mujer se entrega a la música, es seductora, sabe transmitir, es inteligente y es honesta con la música.

-¿Qué música le ha influido?

-The Cure, Eurythmics y David Bowie, entre otras.

-¿Cómo es su sonido?

-Algo oscuro e hipnótico, tirando hacia el deep techno y el dance-floor.

-¿Cómo ha aprendido a pinchar?

-Me ha sido bastante difícil pues he aprendido en mi casa, con apenas gente. Soy autodidacta. He actuado ante todo en reuniones de fiestas privadas; hasta el año 2005 no me entró el gusanillo de sentarme en una mesa de mezclas.

-¿Alguien ha influido en usted?

-Siento admiración por muchos 'disc-jockeys' como Andrew Weatherall, Jon Hopkins, Jennifer Cardini y Magda, entre otros. Siempre he estado influenciada por la elegancia de la música electrónica alemana.

-¿Cuál es su tema favorito?

-Podría decirle muchos, pero me encanta el tema que suelo pinchar en todas mis sesiones, es 'Drome Logic', de Daniel Avery.

-¿Dónde le gustaría pinchar?

-En Nitsa, que es un club de Barcelona de tecno y electrónica 'underground' por donde pasan 'disc-jockeys' de gran nivel europeo. También en el festival Sonar y Primavera Sound, así como en Metro Dance Club, de Alicante.

-¿Se prepara las sesiones?

-Nunca me las preparo. Cuando llego a la sala veo el público que hay, siento y toco lo que la gente me transmite.

-¿Qué piensa sobre las mujeres 'disc-jockeys'?

-Nosotras a veces transmitimos nuestros sentimientos durante las sesiones, tenemos un 'feeling' especial creando una atmósfera llena de emociones.

-¿Por qué no abundan las mujeres en esta profesión?

-Porque no se atreven a introducirse en un mundo repleto de hombres; quizás siempre se ha creído que este es un espacio masculino.

-¿Le gustaría mezclar música electrónica con pop?

-Sí, ya lo he hecho y lo seguiré haciendo si es en un club de música para altas horas. Si es en un lugar de tarde, suelo pinchar algo más tranquilo.

-¿Hasta dónde quisiera llegar?

-Lejos, lo más lejos que pueda y esto solo lo dejaría por algún conflicto importante que hubiese en mi vida.

-¿Qué proyectos tiene en mente?

-Formo parte de un proyecto junto a Maik Dulze a Ka Dulce Beat, que es un sabio amante de la electrónica y genio de los platos, de quien estoy aprendiendo bastante. El proyecto se llama Chromática. También formo parte de un 'booking', capitaneado por Sergio Galián, y se llama La Maleta Sin Fondo.