Murcia, entre las zonas donde la leishmaniosis tiene más incidencia

Tres perros en el centro de Zoonosis./
Tres perros en el centro de Zoonosis.

Esta enfermedad canina, crónica y endémica en España, afecta en nuestro país al 15% de los perros, aunque hay regiones como la cuenca mediterránea y el área de Levante donde infecta a uno de cada dos canes

La leishmaniosis canina es una enfermedad grave, crónica y endémica en España, cuya prevalencia media en nuestro país afecta al 15 por ciento de los perros, aunque hay regiones como la cuenca mediterránea y el área de Levante donde afecta a uno de cada dos perros.

Esta enfermedad se trasmite a través un parásito, concretamente por la picadura de un flebotomo infectado, un insecto similar a un mosquito, pero más pequeño, por lo que es muy difícil de ver a simple vista.

La época de calor es la de mayor riesgo de transmisión de la leishmaniosis, que disminuye seriamente la calidad de vida de los perros, pudiendo llegar a causarles la muerte, según han informado fuentes de Forum Bayer en un comunicado.

Xavier Roura, veterinario del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro asesor de Forum Bayer, explica que "uno de los métodos más eficaces para prevenir esta enfermedad es evitar el contagio. En este sentido, lo que hay que hacer es controlar que el parásito no llegue a picar a nuestra mascota y así, cortar el ciclo de contagio de un perro a otro. Esto lo podemos conseguir, entre otras medidas, gracias al uso de insecticidas, que evitan que el mosquito llegue a picar al animal".

Que el animal duerma en el interior durante los meses de mayor riesgo, la colocación de mosquiteras especiales o no pasear a los perros al anochecer, ya que es la hora en que los flebotomos están más activos son otras medidas sencillas pero eficaces para prevenirla. También es importante realizar un test a nuestro perro después del verano, para comprobar si se ha contagiado de la enfermedad durante el periodo de mayor riesgo.

La leishmaniosis canina es ya endémica en España, siendo la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Castilla la Mancha las zonas con una mayor afectación de esta enfermedad. El flebotomo vive entre los 17º C y los 30º C, así que el incremento de la temperatura y la escasez de lluvias favorecen su ámbito de actuación.

Roura destaca que "la leishmaniosis canina no puede contagiarse directamente de un perro a las personas. La pueden padecer tanto los humanos como los perros, per la transmisión siempre se produce a través de la picadura del flebotomo".

Flebotomos durante todo el año

Hoy en día, el aumento de las temperaturas se ve reflejado en la prolongación de las estaciones calurosas. La multiplicación más intensa del flebotomo se produce en mayo cuando comienza el calor y finaliza en septiembre, con el descenso de las temperaturas.

No obstante, algunos años, cuando el verano se prolonga, se puede llegar hasta octubre con índices de multiplicación muy elevados. En realidad, en las zonas más cálidas de la Península se pueden encontrar flebotomos durante todo el año.

Ante esta situación cambiante, en que la tendencia es a la diseminación geográfica y la desestacionalización de la enfermedad, prevenir es todavía más determinante para evitar la enfermedad. La estrategia de prevención de la picadura del flebotomo mediante la administración de repelentes durante todo el año es clave para mantener a los perros sanos durante toda su vida.

Los síntomas

Detectar los signos clínicos que provoca la leishmaniosis canina es fundamental para un diagnostico precoz. Según explica Xavier Roura, la enfermedad puede manifestarse con numerosas afectaciones, pero aclara que "generalmente los signos cutáneos y las lesiones en la piel como costras, úlceras o zonas sin pelo, son los más frecuentes. En ocasiones también puede afectar a muchas otras partes del cuerpo, como a los riñones, el sistema digestivo o a los ojos".

Otros síntomas de la enfermedad pueden ser el crecimiento exagerado de las uñas, la pérdida de peso o del apetito, lesiones oculares, hemorragia nasal, cojeras o diarrea.

Y es que, la leishmaniosis es una enfermedad provocada por un parásito (leishmania), que invade diferentes órganos del perro, provoca lesiones de diversa consideración y puede causar incluso la muerte de la mascota.

Algunas de sus manifestaciones son problemas renales, lesiones en la piel, lesiones en las articulaciones y lesiones oculares, alrededor de los ojos y el hocico.

La enfermedad se transmite a través de un insecto, muy parecido a un mosquito pero mucho más pequeño, llamado flebotomo. Cuando pica al perro, que suele ser al anochecer, es cuando le transmite dicha enfermedad. Si el perro la contrae, no podrá curarse y tendrá que convivir con ella el resto de su vida.

Forum Bayer es una plataforma plural y sin ánimo de lucro que integra a los profesionales expertos de todos los ámbitos relacionados con las enfermedades vectoriales y su impacto en la unidad familiar, sociólogos, psicólogos, veterinarios clínicos, parasitólogos, entomólogos.