«El 'shabú' es una de las tres drogas más destructivas que existen»

La Unidad de Drogodependencia del hospital Reina Sofía de Murcia alerta del repunte del consumo entre los jóvenes de anfetaminas y metanfetaminas

RAÚL HERNÁNDEZMURCIA
«El 'shabú' es una de las tres drogas más destructivas que existen»

La semana pasada la Policía Nacional asestó un duro golpe al tráfico de una de las drogas más peligrosas que existen: el 'shabú', o metanfetamina en estado puro.

En total los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) detuvieron a 42 presuntos integrantes de dos organizaciones en Madrid, Barcelona y Murcia. y se incautaron ocho kilos de esta droga, uno de los alijos más importantes de esta sustancia.

En concreto, los cinco detenidos en la pedanía murciana de El Palmar, dos españoles y tres africanos de Mali y Senegal, están considerados, según fuentes policiales, como los cabecillas de una de las dos organizaciones encargadas de la introducción de la droga en España a través de 'correos' humanos. Por encima de ellos solo estaba el líder de la red que residía en Barcelona.

Color azul imitando a 'Breaking Bad'

Además, fuentes de la investigación indicaron que los traficantes planeaba imitar al protagonista de la conocida serie de ficción norteamericana 'Breaking Bad' y teñir la droga de azul para poder venderla mejor entre la población filipina de Madrid.

El jefe de la banda criminal, Emery F., era seguidor de la serie de ficción norteamericana y de su protagonista principal, Walter White, más conocido como 'Heisemberg', que daba a la metanfetamina que fabricaba un color azul para distinguir su excelente pureza de la del resto del mercado, de color blanquecino. El detenido quería, como en la ficción, que de esta forma se vendiera mejor la droga y se diferenciara de la competencia, pero no pudo poner en marcha su idea.

Una de las drogas más destructivas

Esta operación ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias especializadas en el tratamiento de la drogodependencia, ya que aseguran que el tipo de droga incautada es muy peligrosa dada su pureza.

Según el Centro de Información y Monitorización (MIC) de la Comunidad Económica Europea, al año se sintetizan unas 100 drogas diferentes en todo el mundo. En muchos casos se trata de compuestos químicos ya conocidos a los que se les modifica un radical, o directamente, se le cambia el nombre o el aspecto para lanzarlo al mercado como algo novedoso. Una de esas drogas es el 'shabú' que es metanfetamina en un estadio más puro. Se trata de un potente estimulante con un alto potencial de adicción que hace que el consumidor pueda permanecer despierto varios días con una sensación de aumento de energía, euforia y deinhibición.

Por contra, su capacidad destructora sobre el sistema nervioso central es mayor con aparición de alucinaciones y brotes psicóticos más agudos que la dietilamida de ácido lisérgicoo (LSD), conocido popularmentec como como 'tripi' o 'micropunto'.

«Los motivos son dos: la pureza de la droga y el modo de consumirla. El 'shabú' se distribuye con menor porcentaje de corte, es decir, se mezcla con menos sustancias. Además, al ser un clorhidrato de metanfetamina su absorción se realiza por vía fumada, utlilizando pipas similares a las que se utilizan para la heroína. Esto hace que sus efectos sea inmediatos, directos al cerebro lo que le hacen ser muy adictiva. Dejando a un lado las drogas permitidas como el tabaco y el alcohol que son las más mortíferas, en peligrosidad la situaría junto a la heroína y la cocaína», señala José María García Basterrechea, jefe de la unidad de Drogodependencia del hospital Reina Sofía de Murcia.

Aunque la presencia de el 'shabú' en la Región es residual, el facultativo experto en drogas asegura que el alto precio de otras sustancias estimulantes como la cocaína está provocando que cada vez más jóvenes consuman anfetaminas y metanfetaminas dado el menor coste en el mercado.

Si un gramo de 'coca' se vende entre 60 y 100 euros, el precio de un gramo de anfetaminas y metanfetaminas oscila entre 15 y 30 euros, en tanto que las pastillas de éxtasis cuestan entre 6 y 20 euros cada una y sus efectos son más duraderos.

«Lo veo todos los días en la consulta. Son adolescentes que normalmente utilizan estas sustancias los fines de semana cuyo poder estimulante es muy potente, lo que también la hace muy adictiva. En España el uno por ciento de la población entre 15 y 65 años de edad consume estas sustancias, ese porcentaje aumenta hasta el 6 por ciento si bajamos la cota de edad de 15 a 30 años y esta comprobado que una persona que haya consumido entre 500 y 1.500 pastillas a lo largo de su vida, va a sufrir con un cien por cien de probabilidad, demencia», advierte el Basterrechea.

Fotos

Vídeos