Google Drive comienza a encriptar sus archivos para proteger a los usuarios de espionaje

La medida viene tras desatarse la polémica por el caso "Prisma"

CHEMA C.SMURCIA
Sede de Google en Zurich :: Arnd Wiegmann / REUTERS/
Sede de Google en Zurich :: Arnd Wiegmann / REUTERS

Google ha empezado a cifrar todos los archivos almacenados en su servicio de almacenamiento en la "nube". Esta medida se ha tomado tras la polémica surgida en todo el mundo por el caso de espionaje Prisma, en la que el gobierno norteamericano accedió a datos privados de millones de personas de todo el mundo por motivos de "seguridad nacional".

Si bien Google ya protegía a sus usuarios cifrando sus conversaciones y busquedas, lo que no había hecho hasta ahora era encriptar los archivos alojados en su "nube", llamada Google Drive. Y es que mientras que cifrar datos durante su salida y entrada en internet es relativamente sencillo, hacer lo propio con archivos que se encuentran en la "nube" es una tarea mucho más compleja.

Pese a ello, la compañía de Silicon Valley ya ha comenzado con el encriptado de sus archivos de Google Drive, con el que los grandes beneficiados serán sus usuarios, que verán como su secreto de las comunicaciones estará protegido ante posibles espionajes.

El anuncio de esta nueva medida de seguridad viene justo en el momento en el que Google, Microsoft, Facebook y las demás grandes compañías del sector, se encuentran en el punto de mira de la sociedad tras haberle facilitado al gobierno norteamericano datos privados de sus usuarios. Por ello, estas grandes empresas están tomando las medidas necesarias para evitar que vuelva a suceder.

Y es que la encriptación de los archivos por parte de Google le permitirá mantener en secreto el contenido de los archivos de sus usuarios aunque las administraciones de seguridad presenten órdenes judiciales para obtener una copia.

Noticias relacionadas:

Google, Facebook y Twitter se enfrentan a un juicio por espiar a usuarios

Google Play rediseña por completo su versión web

Google corta el riego publicitario a las webs ilegales