La vuelta a casa de la tortuga Mel despierta gran expectación

Capturada con apenas 4 kilos de peso por un pescador en Castellón en 2011, el galápago hoy ha regresado al mar en la playa de l’Albir, en l'Alfàs del Pi

R.A.ALICANTE

Capturada con apenas 4 kilos de peso y en un estado lamentable por un pescador en Castellón en 2011 hoy ha regresado al mar en la playa de lAlbir, recien llegada el Oceanario de Lisboa con 23 kilos y un dispositivo electrónico en su caparazón que nos permitirá seguir su rastro

Una actividad organizada conjuntamente por la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente; la Ciudad de las Artes y las Ciencias; el Ayuntamiento de lAlfàs del Pi y el Parque Serra Gelada, dentro de la programación especial del parque del mes de junio

De las 400 tortugas que se rescataron el año pasado en malas condiciones más del 90 % se han devuelto a su entorno natural. Son declaraciones alentadoras de Javier Sogorb, director territorial de la Consellería de Medio Ambiente. El caso concreto de la tortuga liberada en la orilla de la playa de lAlbir es un claro ejemplo de que las cosas se están haciendo bien según ha señalado la concejal de playas del Ayuntamiento de lAlfàs del Pi, Paola Segura, que ha hecho hincapié en la necesidad de seguir colaborando desde todas las administraciones en aspectos tan necesarios como la recuperación y respeto de nuestro entorno.

El público, especialmente infantil, ha sido testigo de excepción de una historia con final feliz y ha podido despedirse de la tortuga Mel, que con un emisor vía satélite sobre su caparazón permitirá seguir y conocer a diario sus movimientos en la web de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el Oceanario de Lisboa según ha informado Henar Molinero, directora general de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

La tortuga marina liberada hoy, de la especie boba, fue capturada accidentalmente en febrero de 2011 por un barco de pesca de arrastre de la cofradía de Castellón de la Plana. Los pescadores avisaron de la pesca accidental al 112 de Emergencias de la Generalitat y el animal fue recogido y transportado al ARCA del Mar, el centro especializado para la recuperación de tortugas marinas.

En ese mismo año 2011, el Oceanário de Lisboa inauguraba una nueva exposición temporal dedicada a la vida de las tortugas marinas y su increíble historia de supervivencia en los océanos. Con un acuario especialmente diseñado para acoger estos reptiles marinos, el Oceanário reunía las condiciones ideales para la fase de recuperación de tortugas provenientes de centros de rehabilitación. Con 250.000 litros y un diseño en forma de loop, el tanque permitía la natación continua, como si del océano se tratara. El ambiente proporcionaba la máxima adecuación a las características morfológicas, anatómicas y fisiológicas de estos animales.

Por ese motivo, la tortuga rescatada y recuperada en el ARCA del Mar fue trasladada en junio al Oceanário de Lisboa mediante un convenio entre las dos instituciones. A partir de una campaña de sensibilización en Facebook del Oceanário la tortuga fue bautizada como Mel.

Después de casi dos años en el Oceanário, Mel, con 23 quilogramos de peso y 80 centímetros de longitud, ha cuadruplicado su peso y ha vuelto a Valencia para iniciar su viaje de regreso al mar desde la playa del Racó de lAlbir. Escenario elegido por su valor paisajístico y medioambiental, ha señalado el director del parque natural de Serra Gelada, Carlos Linares.