«Después de 40 años, como gracias a mi hija»

Elena Torrano vive en Molina de Segura, tiene 60 años y desde hace ocho se encuentra en paro. Es una de los más de 160.000 murcianos que buscan empleo

R. HERNÁNDEZ J. RAMOS , MURCIA
Vídeo: Javi Ramos/ R. Hernández | laverdad.es/
Vídeo: Javi Ramos/ R. Hernández | laverdad.es

Un bote de tomate abierto, un tarro de olivas, media docena de huevos, un poco de carne, un yogur y algo de fruta. Es lo que Elena tiene en el frigorífico. Con eso afronta el día y comienza para ella marzo, otro mes en el que encenderá poco las luces y contará las gotas de agua que gasta.

Elena Torrano tiene 60 años, desde hace ocho está en el paro y, después de haber trabajado durante 40 años, cobra el subsidio de 426 euros para mayores de 52 años. Con ese dinero paga el alquiler de 400 euros de su casa. El resto de facturas, la comida, la luz, el agua y la gasolina, las afronta gracias a la ayuda de su hija, sus hermanos y algún amigo.

El declive le sobrevino en 2005, cuando tuvo que cerrar la correduría de seguros que regentaba desde hacía 17 años. Atrás quedaron también las ventas de pisos en una inmobiliaria, su trabajo como cocinera y su puesto de administrativa.

Una trayectoria que es un ejemplo de mujer todo terreno que no se arruga.

Hace tiempo que la visita a la Oficina de Empleo de Molina de Segura se convirtió en una rutina y entre currículos y cursos de formación van menguando las esperanzas para lograr un trabajo.

«No pierdo la esperanza de encontrar un empleo, pero cada día que pasa lo veo más difícil. No sé si será por mi edad o porque realmente no hay dónde buscar, pero en todo este tiempo no he encontrado nada. Veo el futuro muy negro, ahora, después de tanto tiempo trabajando no me queda nada, solo tengo mi experiencia y mis ganas de trabajar, pero eso ya no se valora».

Elena es una cara de los más de 160.000 rostros murcianos que se encuentran en paro. Febrero se ha cobrado otros 1.780 desempleados en la Región. Un cifra que a pesar de su frialdad encierra cientos de historias de familias cuyo día a día es una auténtica batalla para poder subsistir