«Guardar la sangre para uso exclusivo es un capricho»

Vicente Vicente, jefe de Oncohematología del Morales Meseguer, se alinea con las tesis de la ONT, que defiende el modelo español de donación altruista y gratuita frente a los intentos de comercialización

J. P. P.MURCIA

Guardar la sangre del cordón umbilical para un muy improbable uso propio es, según el jefe de Oncohematología del Morales Meseguer y director del Centro Regional de Hemodonación, «un capricho» sin fundamento científico. Vicente Vicente se alinea con las tesis de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que defiende el modelo español de donación altruista y gratuita frente a los intentos de comercialización.

¿Qué usos tienen en este _momentos las células madre de cordón umbilical?

Es una vía para el trasplante de progenitores hematopoyéticos [para el tratamiento de leucemias] que cada vez se usa más. Habitualmente se utiliza el trasplante de médula ósea, pero cuando no se encuentra para el paciente adulto un donante compatible, se buscan células madre de cordón umbilical. Por ejemplo, en el Morales Meseguer se hicieron el año pasado 30 trasplantes, y en cuatro o cinco casos usamos cordón porque no había donantes adultos. En niños, esta vía es más habitual, porque se necesita un menor número de células progenitoras.

En España solo se han autorizado bancos públicos de cordón. ¿Por qué?

En España, los trasplantes de médula ósea están perfectamente cubiertos a través de la red REDMO (registro de donantes de médula). Esta red incluye también las células de cordón umbilical, que se almacenan en los bancos públicos. Uno de ellos es el de Málaga, que es al que La Arrixaca manda los cordones donados en Murcia. Con el cordón se sigue el mismo proceso que con la donación de médula ósea. Se hace el tipaje [que permite establecer las compatibilidades] y se preservan las células hasta que se necesiten. La donación pública es altruista y solidaria.

En esos bancos públicos, la sangre de cordón donada se utiliza en cualquier paciente que lo necesite. Sin embargo, existen bancos privados en otros países a los que muchas familias españolas envían el cordón umbilical de sus hijos con el objetivo de guardarlo para un hipotético uso exclusivo en el futuro. ¿Tiene sentido?

Guardar esa sangre para uso exclusivo de su hijo, por si en el futuro tiene leucemia o alguna otra enfermedad en la que pueda usarse, no deja de ser un capricho. Porque la posibilidad de tener que utilizar esa sangre es bajísima, y porque el sistema público cubriría perfectamente a esa persona en el caso de que fuese necesario un trasplante. Sencillamente, guardarla para uso propio es ridículo.

Hace unas semanas se conoció el primer caso de una niña que había sido tratada con células madre de su propio cordón, guardada en un banco privado, para superar un meduloblastoma (cáncer de cerebro). ¿Es realmente un hito, o podría haberse obtenido el mismo resultado con sangre procedente de un donante?

A veces aparecen cosas que parecen nuevas pero no lo son. Hay una serie de tumores muy concretos, como el meduloblastoma del que habla, en el que se llevan a cabo trasplantes de médula ósea ante las dosis altas de quimioterapia que recibe el paciente. El camino habitual habría sido acudir al REDMO para encontrar un donante. Otra cosa no tiene mucha razón de ser.