El 'Telefónica', tercer puesto en Auckland

El equipo español competía por las dos plazas restantes del podio con el 'Camper' y el 'Puma' tras adjudicarse el 'Groupama' el primer puesto

El barco español, con un tercer puesto en Auckland, mantiene una renta de 18 puntos sobre el segundo clasificado, la misma diferencia que tenía en Sanya (China) pero con cambio de rival directo, pasando a ser éste el francés «Groupama»

Más de 30.000 personas en tierra y cientos de barcos en el mar recibieron este mediodía en Auckland (Nueva Zelanda) medianoche en España a los tres barcos que se jugaban las dos plazas restantes del podio de la cuarta etapa de la Volvo Ocean Race: «Puma», «Telefónica» y «Camper with Emirates Team New Zeland». La primera posición ya se la había adjudicado el «Groupama», 13 horas antes, anotándose en su casillero 30 puntos de la etapa entre China y Nueva Zelanda.

¡Final de infarto!

El final en la Ciudad de la Velas ha sido de los más emocionantes que se recuerdan, con los tres barcos en pos del podio separados en menos de una hora desde hacía más de tres días. "Los últimos tres días han sido muy largos, apenas hemos dormido", comentaba a su llegada a Auckland el cántabro Antonio "Ñeti" Cuervas-Mons.

Las últimas 300 millas han sido un auténtico match race de los tres en su aproximación a la llegada, en donde «Puma» consiguió el segundo puesto cruzando la línea a las 11:55 hora local- y «Telefónica» la tercera posición del podio finalizando la etapa a las 12:43 hora local (00:43 hora española)-.

"Ha sido una llegada muy apretada y espectacular", apuntaba el alicantino Pepe Ribes. "Durante las últimas 36 horas hemos estado muy cerca de 'Camper' y ha sido muy complicado. Supongo que ellos conocen muy bien esta zona, ya que es su lugar de entrenamiento, y al final la diferencia ha sido por poco más de un minuto. Les llevábamos más de tres millas de ventaja al entrar en Hauraki Golf y al final se ha ido acercando, había mucha gente ahí fuera haciendo fuerza para que nos pasaran y que no llegásemos nosotros primeros".

Por su parte, el patrón Iker Martínez respiraba aliviado en el pantalán y destacaba también la intensidad de las últimas millas a la línea de llegada, una zona que los neozelandeses conocen, obviamente, muy bien: "La llegada ha sido muy justa, con "Camper" por detrás de nosotros, afortunadamente, a menos de dos minutos creo. Ellos tenían la ventaja de que sabían perfectamente a dónde llegaban y en un sitio tan complicado como éste a nosotros nos ha costado un poco pero hemos conseguido ir delante y aguantar. Ha sido una llegada bonita creo que para todos, para la cantidad de espectadores que están aquí y para nosotros, que teníamos ganas de llegar".

En definitiva, el podio se ha vendido muy caro ya que el cuarto clasificado, el neozelandés «Camper» jugaba en casa y consiguió en las últimas 24 horas reducir su diferencia con el "Telefónica" hasta sólo un minuto y 33 segundos. Una diferencia exigua, después de más de 20 días continuos de competición, pero que le valen al barco español para aumentar su ventaja de 18 a 23 puntos con los kiwis en la general.

Martínez no dejaba de recordar que, en esta edición más que nunca, "estar en el podio es difícil y se paga caro. El nivel es muy alto, los equipos son realmente fuertes y hacer un tercero en una etapa como ésta que se nos ha complicado desde el principio es un gran resultado. Es muy importante de cara al futuro sin duda y no nos queda más que dar la enhorabuena a 'Groupama' que ha hecho una etapa fantástica, muy buena, y son los justos vencedores", señalaba el vasco.

Nuevo rival directo

Ahora el barco rival más directo del «Telefónica» ha pasado a ser «Groupama», con el patrón Franck Cammas al mando, que con la victoria en Auckland se sitúa en segunda posición a 18 puntos de los españoles, la misma diferencia que los de Martínez tenían sobre los neozelandeses al salir China.

Tres días para recuperar a la tripulación y el barco

La parada de Auckland acaba por tanto de comenzar, ya que desde el momento que el barco cruzó la línea de llegada comenzaba la cuenta atrás para el equipo de tierra (composites, velería, cabullería, palo, etc.), exactamente igual que para los responsables de salud (entrenador, médico, fisioterapeuta), que en apenas 72 horas deberán recuperar el estado físico de la tripulación para que el jueves, día 15, pueda realizar la regata oficial de entrenamiento con las máximas garantías.

"Es una pena que esta parada al final sea tan corta porque la siguiente etapa probablemente sea la más difícil, creo que la mayor parte de los barcos tienen cosas que reparar y hay muy poco tiempo para hacerlo, así que espero que todo el mundo tenga el tiempo suficiente para arreglar lo que necesita como se debe hacer de cara a la siguiente etapa porque sufrir un daño en ella puede costar muy caro", decía el proa Cuervas-Mons.

"Joca", volando a casa

Quien apenas tendrá tiempo para ver Auckland es el jefe de guardia Joca Signorini, que nada más cruzar la línea de llegada fue recogido por la neumática del equipo para, en toda una contrareloj, poder coger un vuelo a las 14:40 hora local. La meta: llegar a Estocolmo, donde reside con su familia, para conocer a su primer hijo, una niña que nació el octavo día de etapa, el pasado 26 de febrero.

Desde que cruzaron la línea, Joca tenía únicamente tres horas para poder coger ese primer vuelo de los tres que tomará en total para llegar a la capital sueca. Fue bajarse del barco, pasar aduanas los funcionarios de inmigración accedieron amablemente a esperar en el propio pantalán y dar preferencia a su pasaporte-. Un coche de cortesía de Volvo le esperaba allí mismo para trasladarlo al hotel donde recogía su maleta para a continuación dirigirse al aeropuerto, que está a 45 minutos del centro de la ciudad, para intentar coger el vuelo de las 14:40 horas a Hong Kong.

Auckland - Hong Kong - Helsinki - Estocolmo, todo un trayecto. No llegará hasta mañana, día 12, cuando llegue a Estocolmo donde estará 48 horas. El día 14, volará de nuevo hasta Nueva Zelanda para llegar a Auckland el viernes, día 16 de marzo, a mediodía. El mismo día que se disputa la regata Pro-Am. Toda una paliza que sin duda compensará el ver la cara de su hija.

Fotos

Vídeos