Los directivos murcianos defienden el copago para evitar abusos

Adimur apoya las declaraciones de Valcárcel y cree que hay que perder el temor a hablar abiertamente sobre este tipo de financiación

EFEMurcia

Los directivos de empresa de Murcia han defendido hoy, a través de su presidente, Juan Cosme García, la aplicación del copago en la sanidad y la educación como método disuasorio para el usuario.

El presidente de Adimur ha subrayado que desde hace meses vienen planteando en reuniones internas de esta asociación la aplicación de fórmulas que vayan en esa dirección, como, según ha insistido, también ha analizado el propio Gobierno de España.

"Valcárcel fue valiente y honesto porque, a dos meses de las elecciones, habló del copago sabiendo que eso le hacía perder miles de votos", ha reiterado el presidente de los directivos murcianos, quien llama, además, a que no se haga "ingeniería" dialéctica sobre el tema y a perder el temor a hablar abiertamente sobre este tipo de financiación.

"Es necesario el copago , pero con matices, porque si no llegará el momento en que quebrarán los 17 sistemas sanitarios públicos distintos que hay en España", ha afirmado García, ya que cree que el usuario de los servicios públicos "es cada vez más numeroso, también más exigente, quiere los mejores hospitales posibles, profesionales a la vanguardia en investigación y en herramientas de trabajo, y el actual modelo de financiación se ha demostrado insuficiente".

No obstante, ha matizado que el sistema que él comparte no tiene carácter "impositivo" o "confiscatorio" en sí mismo, ni busca "tratar a todos por igual", puesto que "no es de recibo ni justo que el jubilado pague por consulta lo mismo que el que ingresa 60.000 euros al año".

En su opinión, el establecimiento del copago tendría efectos "disuasorios" y permitiría además al ciudadano "tomar conciencia" del coste del servicio que recibe e "ir al médico si lo necesita".

El presidente de los directivos de Murcia ha citado como ejemplo el funcionamiento de las compañías sanitarias privadas, que hacen pagar al paciente tras la consulta al margen de la cuota mensual o anual que cobran.