Un buque insignia de mármol

El sector de la piedra ornamental sobrevive gracias a la exportación; las calizas murcianas están hasta en el aeropuerto de Dubai

M. RUBIOMURCIA.
Cantera de mármol en Cehegín. ::                             EDU BOTELLA / AGM/
Cantera de mármol en Cehegín. :: EDU BOTELLA / AGM

Comerciantes fenicios ya recalaron hace más de 3.000 años en las costas murcianas atraídos por la riqueza mineral de estas tierras. Cuando los arqueólogos desenterraron la nave fenicia de La Isla (Mazarrón) descubrieron que iba cargada de lingotes de plomo.

Pasó el tiempo, y los romanos horadaron los cerros volcánicos, con la ayuda de esclavos, en busca de plata con la que pagar las campañas militares. En la Edad Media las entrañas de esta comarca mostraron otro tesoro: el alumbre. Hasta los poderosos Estados Pontificios temieron la competencia de las explotaciones mazarroneras de un mineral que era imprescindible para la potente industrial textil, pues servía para fijar los colores. Pero la gran fiebre minera se vivió a mediados del siglo XIX en las sierras de Mazarrón y Cartagena. Con altibajos, las explotaciones se mantuvieron hasta 1991.

La minería metálica le pasó el relevo a la roca ornamental. Ahora las canteras de mármol son el buque insignia del sector, y la Región es referente nacional. De hecho, el Centro Tecnológico del Mármol se levanta en Cehegín. Su director, Javier Fernández, admite que la crisis ha pasado factura al negocio, que se mantiene a flote gracias a las explotaciones. Los mármoles que salen de las canteras de la Región son apreciados en Oriente Medio. Materiales como el 'crema marfil' o el 'marrón imperial' son muy demandados tanto para residencias como para equipamientos. Un ejemplo, en el aeropuerto de Dubai se empleó mármol murciano.

Fernández señala que se están abriendo otros mercados en el extranjero. Se buscan nuevos compradores en la costa mediterránea africana. Corea del Sur, Japón y Malasia también son clientes de Murcia. Y por supuesto, China. En Pekín, la capital, los turistas que se alojan en el exclusivo hotel Hyatt pisan mármol extraído de las canteras de la Región.

Las explotaciones se localizan en el Noroeste, Zarcilla de Ramos (Lorca), Yecla, Jumilla y Abanilla. Existen cincuenta empresas, dedicadas a la extracción y primera transformación que dan trabajo a unos 900 empleados. En el 2007, el número de operarios era de 1.700, lo que da cuenta de la contundencia con la que la crisis ha golpeado al sector. De las 118 canteras en funcionamiento se extraen 0,87 millones de toneladas de producto, que en el mercado alcanzan un valor de 99 millones de euros.

La extracción de áridos es otro de los puntales de la minería actual en la Región. Es un negocio íntimamente relacionado con la construcción y, por tanto, también ha sido vapuleado por la recesión. «La obra pública y en particular los proyectos del tren de alta velocidad (AVE) están compensando en gran medida la caída en la demanda por la edificación de viviendas», según el decano de los ingenieros técnicos de minas.

Recursos geotérmicos

Otro recurso mineral que se explota en Murcia es la sal. En la costa, la fuente de suministro es el mar. Pero en el interior, en el Altiplano, también se obtiene este elemento con un sistema más complejo: mediante un sondeo se inyecta agua sobre una placa salina en el subsuelo; el agua asciende 'cargada' de sal. Esta producción se localiza en Jumilla.

También en la Región se conservas reservas de yesos, arcilla y cuarzos. Un negocio aún por explotar son los recursos geotérmicos. Consiste en el aprovechamiento de bolsas de agua subterráneas que están a muy alta temperatura. De momento se están tramitando los permisos de investigación para la franja de Águilas y Mazarrón.