Año santo en Santa Lucía

CALLE MAYORJOSÉ MONERRI

LNos encontramos en plenas fiestas navideñas, en las que el cartagenero, crisis económica aparte, las vivie con gran intensidad. Acaba un año y comienza otro en el que se dará inicio al Año Santo Jacobeo de Cartagena, alternando en este privilegio con la mismísima Santiago de Compostela.

Los cartageneros sostenemos desde tiempo inmemorial que el Apóstol Santiago trajo la Luz del Evangelio a España por las playas de Santa Lucía, donde se erigie la parroquia de este apóstol que goza también del privilegio de contar con una agrupación de la Cofradía california a su nombre. Pero eso no es más que el reflejo de esa ancestral tradición del paso de uno de los Hijos del Trueno por un puerto que ha sido receptor de múltiples culturas.

Al coincidir la festividad de Santiago con un domingo, como es sabido, el año se convierte en jacobeo. Y yendo a la tumba del apóstol en la capital compostelana, se puede lucrar indulgencia plenaria.

La Archicofradía del Apóstol Santiago de Santa Lucía, tan hermanada con la gallega, va tener el privilegio de que visitando el templo del barrio cartagenero se pueda ganar también la indulgencia plenaria. Y, precisamente, el próximo miércoles día 30, que es la festividad del Traslado del Apóstol, se celebrará la misa solemne de apertura del Año Santo Jacobeo.

Ahora, el segundo domingo de cada mes, durante todo el Año Santo, se celebrará misa de indulgencias plenarias, a las doce del mediodía en la parroquia de Santa María de Gracia. Y hay más actos previstos hasta el 30 de diciembre de 2010 en que se cerrará el Año Santo, estando fijada para el 12 de octubre una Procesión de peregrinación.

No cabe duda de que esta peculiaridad de poder ganar indulgencias en Cartagena es una importante novedad para todos aquellos que viven con fe la devoción de ser peregrinos. Y que ello, sin discusión, va a servir también para que Cartagena tenga un atractivo más para los visitantes y turistas. Bien está que se potencien los valores espirituales y se consoliden las tradiciones, en esta ocasión con el apoyo del Apóstol Santiago.