La mujer que asaltó al Papa ya lo intentó hace un año

El Pontífice está en buen estado ha pronunciado un Mensaje de Navidad en el que se ha referido a Medio Oriente y Honduras

AGENCIAS | EL VATICANO
La mujer que asaltó al Papa ya lo intentó hace un año

El Papa Benedicto XVI cayó y se levantó inmediatamente cuando se dirigía al altar mayor de la basílica de San Pedro del Vaticano para celebrar la Misa del Gallo, debido al trasiego desatado cuando una mujer intentó saltar una valla del interior del templo para alcanzarle.

El pontífice fue inmediatamente agarrado por los ceremonieros pontificios y llegó sin dificultad hasta el altar para oficiar la Misa.

El hecho se produjo cuando el Obispo de Roma recorría el pasillo central de la basílica, presidiendo la procesión de cardenales y otros religiosos que se dirigía hacia el altar mayor para el rito.

Una mujer intentó saltar la valla. Inmediatamente, la escolta papal intervino y en el trasiego el pontífice perdió el equilibrio, pero lo recuperó inmediatamente. La mujer, que ha sido identificada como Susanna Maiolo, de 25 años, de nacionalidad ítalo-suiza y que fue inmovilizada inmediatamente por la Gendarmería Vaticana, ha sido ingresada en una centro sanitario, debido a que sufre problemas psíquicos, precisó Lombardi.

"Anoche durante la procesión de ingreso de la celebración (de la Misa del Gallo), una persona desequilibrada, Susanna Maiolo, de 25 años, de nacionalidad ítalo-suiza, saltó la valla y a pesar de la intervención de la seguridad (vaticana) logró llegar hasta el Papa y a agarrarle el palio, haciéndole perder el equilibrio y cayendo al suelo", contó Lombardi. El palio es una faja blanca con cruces negras, que pende de los hombros sobre el pecho.

Al parecer, según indicó Lombardi, la joven, con problemas psicológicos, ya había intentado el año pasado sin éxito llegar hasta el Pontífice. Entonces, al término de la misa, una mujer intentó saltar la valla y acercarse al Pontífice, pero fue bloqueada por un agente de la Gendermería vaticana.

Ante esta circunstancia y la reincidencia de la mujer, monseñor Lombardi explicó hoy que Maiolo "no pareció particularmente peligrosa" cuando intentó el año pasado acercarse al Papa y subrayó que aunque se hubiera querido impedir que no estuviera ayer en la Basílica "cuando hay tantas personas que entran juntas los controles personales son difíciles".

El Pontífice -precisó el portavoz en la reconstrucción de los hechos- se levantó inmediatamente y reanudó la procesión hasta el altar mayor de la basílica, donde ofició, "sin ningún otro problema" la Misa del Gallo.

Un cardenal, hospitalizado

En el trasiego también cayó al suelo el cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años, que formaba parte de la procesión, y que debido a la caída se rompió el cuello del fémur, por lo que tuvo que ser hospitalizado en el Policlínico Gemelli, de Roma. El portavoz vaticano dijo que el purpurado será operado en los próximos días y aseguró que las condiciones de Etchegaray son "buenas".

Tras ser inmovilizada inmediatamente, la mujer fue trasladada a la Gendarmería Vaticana para ser interrogada. Pocas horas después fue ingresada en el centro sanitario.

Lombardi señaló que la mujer "no iba armada", que manifiesta "señales de desequilibrios psíquicos" y que será sometida a tratamiento sanitario "obligatorio" en el centro donde ha sido ingresada, que no desveló.

"En lo que se refiere al Santo Padre, el programa de hoy se confirma y no sufrirá modificación alguna", subrayó Lombardi.