Francisco de Borja, asesinado en su ciudad

El que fuera capitán general Francisco de Borja y Poyo nació en Cartagena el 9 de octubre de 1733

JOSÉ MONERRI
Francisco de Borja, asesinado en su ciudad

El que fuera capitán general Francisco de Borja y Poyo nació en Cartagena el 9 de octubre de 1733, fruto del matrimonio compuesto por el capitán de las galeras reales Felipe de Borja García de Cáceres, marqués de Camachos, e Ignacia del Poyo Anrich.

Como recuerda Juan Antonio Gómez Vizcaíno, que ha escrito una detallada biografía publicada en Aglaya, 'Cartagena Histórica', Francisco de Borja fue asesinado y arrastrado por las calles de Cartagena el 10 de junio de 1808, al ser acusado de afrancesado y seguidor de Godoy. Pero, lo cierto es que fue un marino ilustre, cristiano sin fanatismo, liberal sin demagogia, cartagenero de abolengo que siempre favoreció a su tierra.

Sus restos yacen en un nicho en la iglesia de la Caridad, erigido por su esposa la marquesa de Casa Tilly, desde el 8 de diciembre de 1837. Y el Ayuntamiento, en sesión de 15 de noviembre de 1929, reivindicó la figura del ilustre marino dando su nombre a la calle 7, que se sitúa entre las del Doctor Calandre y Alameda de San Antón, siendo prolongación de la calle de Trafalgar.

Francisco de Borja ingresó como guardiamarina en el Departamento de Cádiz en 1749. En 1752, en aguas de América, ascendió a alférez de fragata, y dos años después a alférez de navío regresando a Cartagena. Fue en aguas del Mediterráneo donde sostuvo su primer combate contra tres buques argelinos. En 1760 ascendió a teniente de navío integrándose en la escuadra de don Carlos Reggio donde permaneció hasta 1762. En el navío 'Triunfante', en 1765, condujo de Liorna a España a la infanta María Luisa, hija del duque de Parma, para casarse con el Príncipe de Asturias.

Hijos fallecidos

Fue el 17 de febrero de 1767 cuando contrajo nupcias en Cartagena con Pascuala Tilly y Panés, hija del entonces capitán de navío marqués de Casa Tilly. De este matrimonio nacerán dos hijos, José y Felipe, que seguirán la carrera de su padre, pero morirán muy jóvenes durante la epidemia de cólera que sufrió la ciudad.

Francisco de Borja estuvo a las órdenes del célebre general Barceló con el que recorrió toda la costa mediterránea de África sosteniendo duros combates incluso en la misma plaza de Argel, siendo ascendido a capitán de fragata en 1772. En 1776 logró el grado de capitán de navío.

Después intervino en una campaña en el canal de la Mancha. Participó el sitio de Gibraltar, siendo felicitado por el rey.

En 1785, estando en Cartagena, realiza una visita al Hospital de Caridad, al que se encontraba especialmente vinculado. En 1789, con motivo a la exaltación al trono de Carlos IV, es ascendido a teniente general. Tras diversas campañas, en 1793, es nombrado comandante general de la Escuadra del Departamento de Cartagena, participando en diversas campañas y misiones. Donó al Hospital de Caridad los residuos de presas de las operaciones de conquista que ascendían a 208.366 reales de vellón y 28 maravedises, para que se celebraran misas por los que fallecieron en los combates. Fue nombrado gentilhombre de cámara de S. M. y se le otorgó la Encomienda de Fuente del Emperador en la Orden de Calatrava, y en 1802 la Gran Cruz de Carlos III, ascendiendo a capitán general en 1805.

Los acontecimientos de 1808 fueron negativos para él. Fue tachado de afrancesado, sustituyéndole como capitán general el también cartagenero Baltasar Hidalgo de Cisneros, siendo excluido de la Junta de Defensa y teniendo que refugiarse en el convento de los Franciscanos para salvarse de la agresión de las masas, recluyéndose después en su domicilio donde se le puso una guardia de honor. Acosado por el odio popular, sólo encontró el apoyo de Jacinto Sanz de Andino, librando a su esposa, la marquesa de Casa Tilly, de los fanáticos, mientras Francisco de Borja y Poyo, marqués de Camachos, era bárbaramente sacrificado por las turbas del 10 de junio de 1808, acusado de ser seguidor de Godoy, siendo arrastrado despiadadamente por las calles. Triste fin para un gran cartagenero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos