«El cáncer ya no es una palabra tabú, pero oírla todavía provoca pánico»

La AECC instala hoy 30 mesas petitorias en diferentes puntos del municipio para recaudar donativos para sus campañas

FINA GIMÉNEZ| CARTAGENA
María Rosa Rosique. /ANTONIO GIL/
María Rosa Rosique. /ANTONIO GIL

María Rosa Rosique es la presidenta de la junta local de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Cartagena desde el año 2006. Para ella ese colectivo «es como un ángel que ilumina los pasos de los que padecen esta enfermedad y que siempre está donde ellos estén».

- Hoy realizan la cuestación más importante del año para la AECC. ¿Qué objetivos esperan alcanzar en esta ocasión?

- Perseguimos los mismos objetivos que todos los años. Esperamos alcanzar con las mesas petitorias al menos la misma cantidad del año pasado, que fueron 30.000 euros. El 50% del dinero recaudado está destinado a la investigación y el resto es para el proyecto de apoyo psicológico de familiares y enfermos, tanto en la sede como en el Hospital Naval.

- ¿Cuantas mesas instalan?

- Treinta mesas, repartidas por diferentes puntos de Cartagena y sus alrededores, como la Alameda de San Antón, Alumbres, frente a la Asamblea Regional, en la calle del Carmen, en el Barrio de la Concepción, en Canteras o en Los Barreros, por ejemplo. En Los Dolores tendremos tres puntos mañana. Participan alrededor de 200 voluntarios aproximadamente y estarán en las mesas de nueve y media de la mañana a dos de la tarde.

- ¿Tienen pensado organizar alguna campaña de prevención?

- El pasado mes de octubre se inauguró la exposición de fotografía y poesía de Julia Moreno. Con ella estamos recorriendo la región y hemos creado la agenda de la AECC 2010, que se puede conseguir con un donativo de 10 euros. El 10 de diciembre se instalará una unidad móvil en la plaza Juan XXIII para hacer mamografias a mujeres de 45 a 49 años, previa cita en el teléfono 968120880.

- ¿La palabra cáncer es una palabra prohibida o tabú todavía?

- Yo creo que el cáncer ya no es una palabra tabú. Existe mucha información sobre esta enfermedad y la sociedad cada vez está más concienciada al respecto. No es una palabra tabú, pero todavía oírla provoca pánico.

- ¿Qué le gustaría decirle ahora a los cartageneros?

- Me gustaría decir que el cáncer se puede superar. Lo importante es hacer un diagnostico precoz y alcanzarlo a tiempo. Hoy existe un gran avance médico al respecto y no hay que tener miedo. En la calle Ramón y Cajal, 9 está nuestra sede y para todo el que quiera hacerse unas pruebas o necesite nuestra ayuda, allí estamos.