Del Bosque abre la puerta de la selección al 'recuperado' Navas

I. TYLKOMADRID

Estaba cantado que el sevillista Jesús Navas iba a dar ayer el gran salto de su carrera al ser convocado para los próximos amistosos de España, contra Argentina (día 14) y Austria (día 18) contra Austria en el Ernst-Happel de Viena. Pero Vicente del Bosque anunció su llamada con suspense. Se hizo de rogar. Le nombró el último y como delantero. Fue la curiosidad de una lista de 23 elegidos sin grandes sorpresas y políticamente correcta, fiel al estilo de un seleccionador que evita charcos y polémicas.

Reaparece el valencianista Pablo Hernández, que así no se sentirá agraviado con respecto al hispalense en la dura pugna por la banda derecha, y vuelven también Arbeloa y Villa, tras recuperarse de las lesiones que les impidieron cerrar la fase de clasificación para el Mundial en Armenia y Bosnia-Herzegovina. Se caen el osasunista Monreal, urector deportivo de la Federación, la posterior comparecencia del extremo de Los Palacios en la que aseguraba estar mentalmente apto y el clamor periodístico servían en bandeja su presencia en la selección. Una llamada que pedía a gritos su excelente estado de forma pero que hasta ahora abortaba la ansiedad que padecía el futbolista al alejarse de su entorno. Del Bosque negó haberse sentido presionado. «Si no eres capaz de abstraerte de los comentarios, te vuelves loco», sentenció.