Cuidar es más importante que curar en los pacientes de edad avanzada

la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebró recientemente la V Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada

R. SUÁREZLA VERDAD
Los mayores precisan una valoración integral. / A. LV/
Los mayores precisan una valoración integral. / A. LV

Dado que existen una serie de condicionantes que obligan a una atención sanitaria ajustada a las necesidades de este grupo de población de edad avanzada con pluripatología, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebró recientemente la V Reunión del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada, a la que asistieron cerca de 160 especialistas, con la finalidad de responder a estas cuestiones.

En la actualidad, entre el 23 y el 72 por ciento de los pacientes ingresados en el hospital son pluripatológicos, y en el conjunto de los mayores de 65 años, el 5 por ciento de también lo son. El internista juega un papel esencial a la hora de proporcionar una atención global al paciente adulto, ya que tiene una visión integral del enfermo y puede actuar como referente ante la aparición de enfermedades específicas.

En este tipo de pacientes, el valor predomina sobre el valor , ya que en éstos se produce una progresiva reducción de la funcionalidad, con entrada final en la cascada de la dependencia. Por ello, «aspectos como la valoración integral, la continuidad asistencial, la seguridad, la polifarmacia y la adhesión al tratamiento, el deterioro funcional, los síndromes geriátricos y los modelos organizativos que permitan dar respuesta a estas necesidades son aspectos fundamentales que el especialista debe tener en cuenta», señala el doctor Fernández Moyano. Y es que, «el progresivo deterioro del paciente lesiona gravemente su calidad de vida, tanto en el aspecto puramente físico, como psíquico y social, desembocando en una disminución en el sentido global», continúa el especialista.

El objetivo fundamental del Grupo de Trabajo de Paciente Pluripatológico y de Edad Avanzada no es otro que poder «atender a las necesidades de estos pacientes tanto en el área clínica como funcional, psicoafectiva y sociofamiliar, mejorar la seguridad clínica, fundamentalmente la asociada a la polimedicación, y establecer modelos de continuidad asistencial entre los profesionales responsables de su asistencia», determina el doctor Fernández Moyano.

Fotos

Vídeos