El Sevilla sufre para tumbar a un buen Ciudad (2-4)

Los tres mil aficionados que acudieron al Cartagonova disfrutaron de las internadas de Diego Capel, los regates imposibles de Jesús Navas y la pegada de Luis Fabiano

FRANCISCO J. MOYA |CARTAGENA
Jesús Navas anota el tercero del Sevilla, tras sentar al meta Javi Muñoz. / ANTONIO GIL / AGM/
Jesús Navas anota el tercero del Sevilla, tras sentar al meta Javi Muñoz. / ANTONIO GIL / AGM

Manolo Jiménez, un técnico forjado en el fútbol modesto de la Segunda B, fue generoso con la Región y permitió que los tres mil aficionados que acudieron anoche al Cartagonova disfrutaran de las internadas de Diego Capel, los regates imposibles de Jesús Navas y la pegada de Luis Fabiano. El Sevilla, uno de los clubes de moda en el panorama europeo, usó en Cartagena a la mayoría de sus titulares para tumbar a un buen Atlético Ciudad, que puso en aprietos al cuadro sevillano en un eléctrico inicio de partido.

Fue una pena que tan poca gente acudiera a la llamada del Ciudad, el club más nómada del fútbol español, ya que el espectáculo mereció menos cemento y más espectadores. En Murcia, tal vez, la entrada hubiera sido bastante mejor. Quizás, en Lorca. Casi seguro, en Lorquí. El caso es que Evedesto Lifante, el presidente de la entidad rojinegra, recurrió a la efervescente Cartagena futbolera para hacer caja y se equivocó.

El que no falló fue Guille Roldán, quien podrá alardear durante toda su vida que le hizo dos goles a todo un Sevilla y que metió el miedo en el cuerpo a la zaga andaluza, sobre todo en la primera media hora. Tras el 1-0, despertó el Sevilla, de la mano de Luis Fabiano. En dos minutos, el 9 de Brasil aprovechó dos balones muertos en el área para darle la vuelta al marcador.

Guille y Navas, inmensos

El Ciudad no se rindió y una gran jugada personal de Guille Roldán acabó con el 2-2. Pero, poco después, Jesús Navas emulaba al delantero del Ciudad y anotaba el 2-3 en la jugada más bella de la noche. El partido estaba loco y las defensas eran totalmente superadas por las delanteras. Así, Diego Capel, tras el único fallo del meta del Ciudad, dejaba la eliminatoria sentenciada.

En la segunda parte, con dos goles anulados a Koné, dos grandes paradas de Javi Muñoz y un claro penalti al local Nacho no señalado por Álvarez Izquierdo, el Sevilla echó el freno de mano y guardó fuerzas para la Liga. La directiva del Ciudad falló en la previsión y se formaron muchas colas en las taquillas. Hubo gente que entró al campo a la media hora de juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos