El 'movimiento verde' vuelve a las calles de Teherán para protestar por las elecciones

La oposición aprovecha el sermón oficial para manifestar nuevamente su desacuerdo con el resultado de los comicios

AGENCIASTEHERAN

La oposición iraní ha aprovechado el sermón oficial de Teherán para expresar una vez más su protesta por los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, en las que fue reelegido el presidente Mahmud Ahmadineyad, entre grandes sospechas de fraude.

Al sermón, considerado por los observadores como el termómetro para medir la temperatura política y social de Irán, asistieron dos de los tres candidatos reformistas derrotados, el ex primer ministro Mir Husein Musavi y Mahdi Karrubi. Ambos han calificado sistemáticamente de "fraudulentos" los resultados de los comicios, en los que el ultraconservador Ahmadineyad obtuvo en torno al 62% de los votos.

Provistos de lazos, escarapelas y banderas verdes, el color del Islam y también el símbolo de la candidatura de Musavi, sus seguidores corearon continuamente "Alah uh-Akbar" (Dios es el más grande), la misma proclama que se oye todas las noches desde los tejados como forma de protesta por el resultado de las elecciones.

Más represión policial

Al termino del sermón, los partidarios del denominado "movimiento verde" han intentado manifestarse de forma pacífica pero, según diversos testigos, fueron reprimidos por la policía, que utilizó abundante material antidisturbios y practicó diversas detenciones. El movimiento opositor había convocado días atrás a los iraníes a aprovechar el sermón para expresar su protesta después de que se supiera que el imam a cargo del sermón de hoy era el ayatolá Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, quien apoya a Musavi.

Rafsanyani - considerado uno de los grandes rivales políticos de Ahmadineyad, a quien disputó la presidencia en los comicios de 2005, en los que resultó derrotado- ha vuelto a criticar la desconfianza creada en la sociedad tras el 12 de junio. "Esa desconfianza ha perdurado hasta hoy y está desgastando al pueblo", dijo Rafanyani, quien pidió al gobierno, a la policía y a la oposición que actúen dentro de la legalidad para devolver la confianza a los ciudadanos.

Rafsanyani ha afirmado que la República Islámica no es un termino protocolario sino que "es una realidad compuesta por dos conceptos que hemos heredado del Islám y del Corán". Las palabras de Rafsanyani, jefe de la influyente Asamblea de Expertos y del Consejo para el Discernimiento, fueron interrumpidas en repetidas ocasiones por los miles de asistentes al sermón.

Desde hace varios días las autoridades iraníes han subrayado la necesidad de usar la tribuna del sermón para fomentar la unidad nacional y para evitar fisuras en el tejido social. El gran ayatolá Naser Makarem Shirazi, uno de los clérigos más importantes e influyentes de Irán, ha alertado, en un mensaje divulgado por la televisión pública, sobre la necesidad de estar atentos a "las conspiraciones enemigas".