Más riegos en las cuevas

C. R.| CARTAGENA

Para la practica del submarinismo en cuevas es necesario realizar un curso adicional de especialidad de Buceo en Cuevas. En estos cursos se enseñan las técnicas y los protocolos de seguridad que se utilizan para adentrarse en cavidades submarinas con garantías. Según destacan los expertos, el mayor peligro que ofrecen las inmersiones en cuevas es el desconocimiento del medio, por tanto una buena formación permitirá al buceador evaluar el riesgo y poder tener seguridad en su salida.

Hay ciertas diferencias importantes del buceo en cuevas con respecto al buceo en mar abierto, pues hay un techo encima y en caso de problemas no se puede ascender directamente a la superficie. Por ello hay que extremar las precauciones y sobre todo controlar el aire de los equipos, añaden los especialistas del Club Rivemar de La Azohía.

Una técnica de control que realizan los buceadores de cuevas es dividir el aire de la botella en tres partes, un para la ida, otra para el regreso y la tercera para emergencia. También se van guiando de un hilo guía, imprescindible para adentrarse en una cueva, es el único camino que le guiará al buceador en su recorrido por la cueva.

Muy cerca de La Azohía, en Isla Plana, se encuentra la Cueva del Agua, sólo apta para buceadores con mucha experiencia por su complejidad técnica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos