Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Mundo

MUNDO

En un clima enrarecido por los escándalos, se celebra la segunda vuelta de las administrativas y un referéndum crucial para cambiar la ley electoral
22.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Italia vota en plena debacle de Berlusconi
Silvio Berlusconi ejerce su derecho al voto en un colegio electoral de Milán./ EFE
Italia volvió este domingo a las urnas, hasta las tres de la tarde del lunes, en un clima enrarecido por el nuevo escándalo que sacude al primer ministro, Silvio Berlusconi, y sin que se sepa bien su efecto en el voto. Se trata de la segunda vuelta de las provinciales y municipales de varias zonas, donde se vota sobre todo en clave local, pero que en conjunto forman un campo de batalla general entre Gobierno y oposición, con plazas importantes en juego, como los ayuntamientos de Florencia y Bolonia o las provincias de Milán y Turín.
La primera vuelta, con las europeas de hace dos semanas, fue un triunfo para Berlusconi y sirvió para aparcar el escándalo de entonces, el culebrón de Noemi Letizia, la joven de 18 años que frecuentaba el magnate y cuyas relaciones nunca aclaró. Ahora se espera otra victoria del centro-derecha, pero el nuevo caso de las fiestas con prostitutas del primer ministro está sólo al principio.
Pero hay más. Con escasa publicidad y pocas esperanzas de éxito, se celebra un referéndum que, en realidad, podría dar un vuelco al sistema político: plantea un cambio en la asignación de escaños en las elecciones geneales, en sustitución de la célebre 'ley cerdada de Calderoli, diseñada expresamente para evitar un Gobierno de centro-izquierda.
Daría automáticamente la mayoría de escaños al partido más votado para forzar un bipartidismo y acabar con el poder de chantaje de los pequeños partidos en las coaliciones, histórico lastre para la gobernabilidad. Por eso hay tantos interesados en que fracase, pues debe alcanzar un quórum del 50% más uno, unos 25 millones de votos, para ser válido. Al mediodía de ayer la afluencia era muy baja, sólo el 4%.
La Liga Norte, por ejemplo, que con un 10% de los votos es socio del actual Ejecutivo y condiciona notablemente la política de Berlusconi, ya no pintaría nada. Lo mismo ocurriría con todos los partidos medianos y pequeños que han marcado la política de los últimos años: la UDC democristiana de Casini, los comunistas, los verdes, Di Pietro... Todos están en contra.
Están a favor, naturalmente, el PDL de Berlusconi y Fini, que con ese sistema gobernaría en solitario, y el PD, que nació con la idea de ser un gran bloque único de centro-izquierda capaz de ser la alternativa al Cavaliere. No obstante Berlusconi, amenazado por la Liga Norte, ha tenido que colocar el referéndum en la peor fecha posible, para que la gente fuera a la playa -aunque hayer llovía- y no ha hecho campaña. Dentro del PD, en crisis de identidad, tampoco están todos a favor, porque muchos creen que se derrumbará y piensan en el después. En resumen, nadie habla del referéndum.
Lo que en cualquier país parece normal, el Gobierno estable y sereno de un solo partido, en Italia, acostumbrada a la fragmentación del poder, al reparto de prebendas, a los pactos y equilibrios de fuerzas, a cambiar de Ejecutivo cada seis meses con alianzas de hasta nueve formaciones, es una novedad que asusta.
Muchos creen que es un riesgo entregar el poder a una sola persona, y más si es probablemente Berlusconi, que vería ampliada su hegemonía. Los italianos ya han cambiado dos veces la ley electoral por reférendum, en contra del parecer de la clase política, en 1991 y 1993, pero el país estaba muy sensibilizado en pleno cataclisma de Manos Limpias. El resultado de hoy indicará cómo ven ahora la situación.
Respecto a los comicios administrativos parciales, todas las miradas están puestas en los ayuntamientos de Florencia y Bolonia, tradicionales feudos de la izquierda. La primera vuelta de estos comicios administrativos parciales se celebró el 6 y 7 de junio y se impuso la coalición conservadora de Silvio Berlusconi.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios



Videos de MUNDO
más videos [+]
MUNDO

Noticias de MUNDO

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS