Un Decreto regional convierte más de 700 viviendas libres en protegidas en un año

El texto aprobado el pasado año establecía dos procedimientos para llevar esto a cabo

EP | MURCIA

El Decreto regional que permite convertir viviendas libres desocupadas en Viviendas de Protección Oficial (VPO) ha permitido transformar más de 700 viviendas libres en protegidas desde su aprobación en mayo de 2008, según el Gobierno autonómico, que anunció que, en adelante, permitirá aumentar el parque público de viviendas existente en la Región de Murcia, lo que contribuirá a facilitar el acceso a la vivienda a cientos de familias murcianas.

En concreto, el director general de Vivienda y Arquitectura, Marcos Nogueroles, recordó que "hace un año se puso en funcionamiento el Decreto que ha permitido que más de 700 viviendas libres se hayan transformado en protegidas, una cifra que podrá ampliarse hasta el 31 de diciembre, plazo máximo que marca esta norma", según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

Así, apuntó que "sigue habiendo viviendas libres que se pueden convertir a protegidas", a pesar de que Murcia es una de las comunidades "donde más transacciones inmobiliarias se siguen registrando, según indican los datos del mes de abril del Instituto Nacional de Estadística, que sitúan a Murcia como la tercera Comunidad Autónoma con mayor tasa de compraventa de viviendas por 100.000 habitantes".

El texto aprobado el pasado año permite convertir una vivienda libre en protegida, para lo que se establecen dos procedimientos, por un lado, la posibilidad de calificar viviendas libres individuales cuya promoción esté iniciada con anterioridad a la entrada en vigor del mismo, bien estén en construcción o bien lleven finalizadas un año, y por otro lado, calificar promociones completas de viviendas que estén iniciadas como libres.

Nogueroles concluyó que "esta medida ha supuesto un incremento en el número de viviendas protegidas que hay en la Región de Murcia a disposición de la población, lo que ha permitido atender la demanda de viviendas de los ciudadanos que, por sus circunstancias económicas, no pueden acceder a una vivienda en el mercado libre, y que se suma al resto de medidas que desarrolla el Gobierno regional para facilitar el acceso de los murcianos a su primera vivienda".