La conexión Talave-Cenajo no puede funcionar porque se pierde el agua por el camino

Esta obra emblemática para mejorar la calidad del caudal del Tajo fue reformada por Narbona por presiones de Barreda

M. BUITRAGO| MURCIA
El túnel se terminó hace año y medio.  Habrá que esperar                  otro año. / JAVIER CARRIÓN /AGM/
El túnel se terminó hace año y medio. Habrá que esperar otro año. / JAVIER CARRIÓN /AGM

Cuando alguien antepone los intereses partidistas y además se mete a ingeniero de Caminos, Canales y Puertos sin tener ni idea ocurre que al final pagan los contribuyentes y usuarios. Por no mencionar el desaguisado político y social. Es lo que está sucediendo con el túnel Talave-Cenajo, que costará un 50% más de lo presupuestado para evitar que se pierda por el camino la mitad del agua que llega del Tajo para los abastecimientos de 2,5 millones de personas de Murcia, Alicante y Almería. Una obra presupuestada en 35 millones de euros saldrá 17,8 millones más cara. Asimismo, habrá que esperar otro año para que el túnel pueda estar en funcionamiento.

Las presiones que ha ejercido Castilla La Mancha para reducir considerablemente la capacidad de transporte del túnel, con el objetivo de que sólo pase el agua del Tajo para los abastecimientos y no para los regadíos, han obligado ahora a tener que construir otros tres kilómetros de tubería subterránea desde la salida del túnel hasta el pantano del Cenajo.

Hacer otra tubería

Los técnicos se han dado cuenta de que el cauce natural de la Rambla del Algarrobo -que debía conducir las agua trasvasadas en su tramo final hasta entrar en el Cenajo- es demasiado permeable y la fuga de agua puede alcanzar el 50%.

¿Qué sucedió? En el proyecto original -realizado por ingenieros y no por políticos- se pensó en un caudal máximo de 60 metros cúbicos por segundo. Con los cambios que aceptó la ministra Cristina Narbona debido a las exigencias del Gobierno castellano manchego y del alcalde de Hellín, el caudal se redujo a 10 metros cúbicos. Seis veces menos. El resultado es que si circulan por la rambla del Algarrobo dos metros cúbicos por segundo, se va a perder la mitad por el camino, según han explicado fuentes de la sociedad estatal Aguas de la Cuenca del Segura (AcuaSegura), encargada de las obras. La pérdida es más relevante si se tiene en cuenta que estos volúmenes de agua son para los abastecimientos a la población. «Al existir un menor caudal, se nota más la fuga», añadieron a esta Redacción, dando a entender que la pérdida habría existido de igual forma, aunque en este caso «resulta inasumible»: Si se derivan 130 millones de metros cúbicos al año, la mitad se los tragaría la rambla.

AcuaSegura barajó en un principio impermeabilizar la rambla a base de hormigón, pero se ha desechado la idea por su elevado impacto medioambiental. Como alternativa, se va a construir una tubería de acero soterrada que irá paralela a la carretera de Socovos. Tendrá un diámetro de 1,6 metros, menos de la mitad del grosor del túnel. Los técnicos construirá también una balsa con capacidad para 28.000 metros cúbicos que servirá de cámara de carga.

La parte positiva es que se aprovechará la nueva conducción para construir un salto de agua de 50 metros y producir energía. AcuaSegura ha solicitado a la Junta de Castilla-La Mancha permiso para entrar en monte público. Confía en que el Gobierno de José María Barreda conceda la autorización, ya que la tramitación ambiental es la misma que para el túnel, añaden.

Fotos

Vídeos