Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

Cultura

Son los temas que mañana se tratarán en el Aula de Cultura de 'La Verdad', con los documentales de Gonzalo Ballester y Muñoz Zielinski
10.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
'Ensalada' de agua, trovos, huerta y emigrantes
Gonzalo Ballester (i) y Manuel Muñoz Zielinski.
Bajo el título de Ensalada de cine murciano: El agua, la huerta, los trovos y los emigrantes, el Aula de Cultura de La Verdad vuelve a escena mañana, lunes, con el patrocinio de la Fundación Cajamurcia. Será una ensalada hecha a base de recuerdos, actualidad, tradiciones y exquisiteces, que realizan dos auténticos entendidos en cuestiones de documentalismo cinematográfico como son Gonzalo Ballester y Manuel Muñoz Zielinski. Si éste ha sido capaz de explorar, de modo intenso, los archivos a la búsqueda de datos y fotos desconocidas, aquél se sumerge completamente en la originalidad, en vivencias directas y problemática más actual.
El acto -a las ocho de mañana tarde, en el salón de actos del Edificio Moneo, en Plaza de Belluga- se iniciará con la proyección del documental Homenaje a El Patiñero, de Ballester. Tras una entrevista de García Martínez, director del Aula, con los autores de las proyecciones, se podrá contemplar un nuevo documental, Cuarenta norias, de Muñoz Zielinski, en el que se recrea el uso esos antiguos artefactos, muchos de ellos existentes todavía y que, en su momento, desempeñaron una muy beneficiosa función, para llevar agua a lugares inalcanzables por el curso normal de los ríos y acequias. Seguirán, ya originales de Ballester, las proyecciones Pintor del agua: Pedro Serna, El camino de Molky y Trovos del Agua. Con Juan Rita y Javier Andreo 'El Nieto' y Cuadrilla de Aledo. Algunos de estos documentales fueron proyectados en el pabellón de Murcia en la Expo de Zaragoza. Quizá era un modo de demostrar el aprecio eficaz que se hace en nuestra tierra del agua, y su necesidad constante, pese a la derogación del iniciado trasvase del Ebro.
Festivales
Aunque ha realizado cientos de grabaciones, Gonzalo Ballester considera que, en realidad, solo tiene cuatro trabajos terminados, que han participado en festivales y concursos y han conseguido no pocos premios. Son: Mi moune, La Serenísima, El último paisajista y El camino de Molky.
-¿Por qué reduce su labor a estos cuatro documentales?
-Porque son los que he finalizado plenamente y son los que ha funcionado de un lado para otro.
-¿Tantos premios han acaparado?
-Algunos, más de los esperados. Mi Moune tiene quince premios internacionales y ha sido seleccionado en cerca de cien festivales. La Serenísima estuvo nominado a los Premios Goya, y ha sido proyectado en festivales de Italia y Méjico, entre otros países. El último paisajista ha recorrido festivales de Francia, Italia y Sudamérica. Y El camino de Molky ha sido seleccionado por quince festivales. Obtuvo un premio en Barcelona, y hace pocos días me anunciaron que había obtenido otro galardón en Estados Unidos.
-¿Me puede resumir su contenido?
-Sí, claro. Mi Moune trata del problema de la inmigración ilegal. El camino de Molky recoge la experiencia de una anciana, que conocí en Irán, y que nunca había viajado. Conseguimos llevárnosla, para visitar a unos familiares suyos. El último paisajista tiene al pintor Pedro Serna de protagonista. La Serenísima recuerda los encuentros de Ramón Gaya con Venecia.
-Todo parecen bonitas experiencias, pero que un joven se preocupe del trovo, de El Patiñero, de El Tío Juan Rita… parece que choca con su juventud.
-Podría decirle que el hecho de que yo sea joven no impide que me guste mucho tratar con los ancianos, porque a ellos, quizá porque han llegado a un edad determinada, se les da igual la presencia de cámaras y grabaciones. Hablan con una naturalidad asombrosa, y esto es algo de enorme valor para un documental y para los que yo hago, como de observación, de ver las cosas. Los ancianos no se dejan influir y disponen de una naturalidad única, con gracia, con humor...
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA



Noticias de Cultura

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS