Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

25.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
López Mengual escuchó la historia del crimen del boticario de labios de su madre. En el trayecto de su casa al colegio quedaba la silueta invisible del cuerpo del muerto, un tramo que le obligaba a tomar carrerilla y dar un salto para no pisar al difunto. En una ocasión, jugando en esa calle, una de sus canicas llegó hasta aquel espacio misterioso. Tras muchas dudas, no se atrevió a rescatarla. «A veces pienso que he escrito esta novela para poder recuperar aquella canica».
Surge así esa historia que un domingo de mayo de 1952 dejó un muerto en la calle de un pueblo. Una historia que muestra las entrañas de la aldea: rencillas, celos, galanteos, cicatrices, enigmas y secretos, viejas historias nunca olvidadas que siguen rodando, como las viejas canicas.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de CULTURA
más videos [+]
CULTURA



Noticias de Cultura

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS