Relevo en el Colegio de Abogados

Francisco Javier Campoy juró como nuevo decano de los letrados en presencia del presidente del TSJ Juan Carlos Peñarrubia se marcha después de diez años

P. W. R.| LORCA
Pío Pérez Laserna, diputado primero; Hilario Campoy Molina, secretario; Elisa Campoy López-Perea, tesorera; Francisco Javier Campoy Serrahima, decano; Domingo López López, diputado tercero; María del Carmen Teruel Ruiz, bibliotecaria; Luis García Albarracín, diputado segundo; y Ángel García Aragón, diputado cuarto, tras la jura de sus cargos. / P. ALONSO / AGM/
Pío Pérez Laserna, diputado primero; Hilario Campoy Molina, secretario; Elisa Campoy López-Perea, tesorera; Francisco Javier Campoy Serrahima, decano; Domingo López López, diputado tercero; María del Carmen Teruel Ruiz, bibliotecaria; Luis García Albarracín, diputado segundo; y Ángel García Aragón, diputado cuarto, tras la jura de sus cargos. / P. ALONSO / AGM

Francisco Javier Campoy Serrahima es el nuevo decano del Colegio Oficial de Abogados de Lorca. El letrado sustituye en el cargo a Juan Carlos Peñarrubia Agius que lo ha ocupado en los últimos diez años. La jura del decano, y del resto de integrantes de la nueva junta de Gobierno, se celebró en la noche del pasado jueves en recién inaugurada sede de los abogados.

Junto a Campoy, también juraron sus cargos el diputado primero, Pío Pérez Laserna; el diputado segundo, Luis García Albarracín; el diputado tercero, Domingo López López; el diputado cuarto, Ángel García Aragón; el secretario, Hilario Campoy Molina; la tesorera, Elisa Campoy López-Perea; y la bibliotecaria, María del Carmen Teruel Ruiz.

Autoridades

Al acto asistieron, entre otros, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Juan Martínez Moya; el presidente de la Audiencia Provincial de Murcia, Andrés Pacheco; el fiscal jefe de Lorca, Jose Martínez Blanco; el defensor del Pueblo, José Pablo Ruiz Abellán; el portavoz de Justicia en la Asamblea Regional, Manuel Campos; el teniente de alcalde del Ayuntamiento, José Joaquín Peñarrubia; y el que fuera decano del Colegio de Abogados, Mariano Terrer.

Antes de que se llevase a cabo la toma de posesión del nuevo decano, el anterior, Juan Carlos Peñarrubia, recordó los progresos que se habían producido en la Justicia de la Ciudad durante el tiempo que había permanecido en el cargo. Entre ellos, detalló la incorporación de nuevas salas y juzgados, y apuntó que todavía quedan algunos propósitos que les dejaba para hacer a los que se incorporaban.

Dio las gracias a los que habían formado parte de sus juntas de Gobierno, así como al presidente del Tribunal Superior de Justicia. «Durante la presidencia de Juan Martínez Moya se han corregido errores históricos. Espero que se sigan teniendo en cuenta porque no todo está hecho. Falta un Juzgado de lo Contencioso y otro de lo Social, a los que habrá que sumar uno específico de violencia de género».

Al nuevo decano le dijo que «no le puedo dar consejos, porque es hijo, sobrino, nieto, tío y primo de abogados de mucho prestigio. Le deseo los mayores éxitos y que consiga impulsar los proyectos que aún quedan por realizar».

Las primeras palabras del nuevo decano las dedicó a las ausencias. «Mi padre, mi abuelo y mi tío, en el cielo, se ponen la toga conmigo esta noche». De ellos, dijo que «me enseñaron todo lo que sé de esta profesión y me formaron también como persona. Sé que, donde estén, se sentirán orgullosos».

Dio las gracias a los integrantes de la anterior junta de Gobierno por apoyarle en su decisión de ser decano y a la nueva. Y pidió «comprensión a Concha, mi mujer, y a todas las esposas, por las muchas horas que no podremos dedicarles en los próximos años».