Los españoles reconocen que la mujer está infravalorada en el trabajo

DANIEL ROLDÁN| MADRID

La igualdad entre hombres y mujeres no ha llegado a la vida real, por el momento. Los españoles consideran que la brecha entre los géneros es todavía grande, según recoge el barómetro del mes de diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Casi la mitad de los encuestados (44,8%) piensa que las desigualdades entre hombres y mujeres son bastantes grandes, por un 34,7% que opina que éstas son pequeñas. Ellas, sobre todo las más jóvenes, se reafirman en esta idea de forma mayoritaria (51,7%). En cambio, ellos no ven tanta discriminación. En cambio, ambos sexos coinciden en que la situación ha mejorado en el último lustro: el 61,4% cree que las diferencias son menores.

En el mundo laboral es donde se plasman de forma mayoritaria estas desigualdades. Sólo en el acceso a la educación (84,6%), los españoles consideran que los dos sexos tienen las mismas condiciones. De vuelta al trabajo, la mayor contradicción se produce en los salarios. Siete de cada diez españoles creen que las mujeres cobran menos, sobre todo lo piensan y lo sufren ellas (77%).

La radiografía a la sociedad también dejó sorprendentes detalles. Por ejemplo, que los españoles todavía no ven con buenos ojos la integración de personas de otras razas, orígenes y culturas. Hay un empate técnico entre los que estarían encantados con una España multirracial (43%) y los que prefieren una colectividad más equitativa (44,7%). Los españoles tampoco observan en su entorno que haya exclusiones.