Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cartagena

CARTAGENA

Científicos de Anse y la Comunidad viajan a montes de Marruecos para tomar muestras y recuperar un arbusto que está en peligro de extinción en Cartagena
06.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Es un pequeño arbusto de flores rosadas, pero une simbólicamente las orillas dos continentes: el europeo y el africano. O, siendo más concretos, la orilla de Cartagena con la de Marruecos y Argelia. La Cistus heterophyllus o jara cartagenera sólo nace en ambas zonas y en ambas zonas está en peligro de extinción. Para detectar las causas de este problema y ponerle remedio, científicos la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse) y de la Comunidad Autónoma han viajado a la costa marroquí para tomar muestras y datos sobre el terreno y compararlos con las de Cartagena.
El proyecto de recuperación de esta planta empezó en 1998 en el monte San Julián y en la rambla del Cañar (entre Tallante e Isla Plana). En 1997, ANSE realizó en colaboración con la Universidad de Murcia las primeras plantaciones de esta especie a partir de plantas obtenidas en vivero.
«La repoblación de esta planta no es fácil, ya que hay muchos híbridos y hay que estudiar cuidadosamente los componentes genéticos para que sea pura y pueda regenerarse», asegura el biólogo Jorge Sánchez, de ANSE.
Para mejorar y facilitar la recuperación y conservación de esta especie, la Consejería de Agricultura y Agua ha redactado el borrador del Plan de Recuperación de la Jara cartagenera.
En estado puro
Las muestras que han tomado en África el botánico José Antonio Navarro, el naturalista Marcos Ferrández, el doctor en Biología Gonzalo González y Jorge Sánchez son de gran valor, puesto que allí las plantas se conservan en su estado original, sin cambios por polinización.
A principios del pasado siglo fue descubierta en Europa una población de esta especie, que se encontraba sólo en Cartagena. Pero hasta hace unos años no volvió a ser detectada otra similar. «La minería a cielo abierto y los cambios de aprovechamiento tradicionales del monte han sido los causantes de la desaparición de esta planta en la comarca», asegura Sánchez.
Desde Melilla hasta Orán, hay gran cantidad de poblaciones de este tipo de jara, que también se encuentra en una zona muy concreta de Valencia, en la Puebla de Vallbona.
«Es raro encontrar esta especie en ese lugar, porque llegó a Cartagena hace 6,5 millones de años, cuando se cerró la comunicación entre el Atlántico y el Mediterráneo. Por eso, ambas zonas tenemos en común plantas y animales», añade el biólogo de ANSE.
«Las semillas germinan mejor cuando se queman, por lo que las tratamos de una manera especial: las metemos en una especie de estufa a 80 o 90 grados durante unos minutos y después las plantamos. Por eso, cuando se incendió el monte de San Julián no hubo problemas para la población que plantamos en el año 98, aunque no hemos visto nuevos arbustos», cuenta Jorge Sánchez. Esta expedición científica ha sido subvencionada también por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios


Noticias de Cartagena

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS