De quince años de vida a sólo cinco

J. A. G. | CARTAGENA |

Una de las cuestiones más polémicas es si Lhicarsa sigue vertiendo residuos domésticos en Mina Regente a pesar de haber superado hace dos años el nivel de metros cúbicos de basura para el que recibió autorización.

En la declaración de impacto ambiental que presentó de cara a la construcción de un nuevo vertedero en la zona para 1,3 millones de metros cúbicos, la propia Lhicarsa admitió por escrito que a finales del 2006 Mina Regente habría recibido «unos 900.000 metros cúbicos», a pesar de que el vertedero «fue proyectado para una capacidad total de unos 875.000 metros cúbicos».

Los cálculos de ANSE son que, si se ha continuado con el ritmo de acumulación de basuras, el nivel de vertido puede ser actualmente de

1,5 millones de metros cúbicos. O lo que es lo mismo, que los 600.000 metros cúbicos de más que Lhicarsa ha arrojado en Mina Regente llenarían ya casi la mitad del vertedero que ni siquiera ha sido inaugurado.

ANSE, muy pendiente

Como el vertedero actual estaba previsto que durara quince años, este desfase supondría que Lhicarsa ha acumulado en Mina Regente en cinco años la basura correspondiente a casi 22 años.

Fuentes de Lhicarsa señalaron que, al margen de lo que la empresa indicara en el citado documento (se lo encargó a la consultora Lqm Gestión Ambiental), la Comunidad Autónoma elevó en el año 1998 el volumen a 1.225.564 euros.

«En el vertedero hay en torno a un millón de metros cúbicos. Pero hay espacio suficiente para seguir vertiendo durante los próximos cinco meses y la ley no prohíbe superarlo. Los parámetros legales son los de pendientes y cotas, y los cumplimos escrupulosamente», señalaron las fuentes consultadas.

Añadieron se cumplen el que por cada tres metros horizontales de pendiente, se suba uno, y el no rebasar la cota de 120 metros sobre el nivel del mar.

También indicaron que los cálculos iniciales se han visto superados por el gran aumento de población y la producción de residuos por persona.