Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Fútbol

Mas Futbol

«Quique Pina es para mí como de la familia; me ayudó mucho en lo personal y en lo deportivo. Alcanzará más triunfos porque seguro que pone en marcha un nuevo proyecto»
19.10.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Soy positivo y supe asumir mi retirada forzosa a los 28 años de edad»
JOVEN. Jorge Cordero sentado en un banco de la calle Real. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Tenía 28 años de edad cuando un problema en su rodilla derecha (la aparición de úlceras en el cartílago) cambió la vida de Jorge Cordero, jugador de fútbol como lo han sido sus hermanos Pedro, Juan Carlos y José, todos cartageneros y nietos de aquel insigne futbolista y después entrenador que fue el bazanista Pepe Sánchez Llamas. De sopetón Jorge se vio forzado a retirarse del fútbol. Pertenecía entonces al Xerez Deportivo, la última de sus escalas en un historial con frecuentes cambios de residencia.

Jorge Cordero había debutado en Primera con el Mallorca de Fernando Vázquez y no tuvo inconvenientes en tener siempre preparadas las maletas para ir de un sitio a otro. Jugaba en tareas ofensivas pero terminó haciéndolo de defensa lateral, por indicación de López Caro en el Mallorca. Nunca jugó como profesional en el Efesé aunque sí lo hizo en el Cartagonova FC, el proyecto de Florentino Manzano, de Luis Ruipérez, del desaparecido Carlos Conesa y del propio padre de Jorge y otros amigos.

- No es frecuente la retirada de un jugador a los 28 años edad. ¿Cómo se le quedó el cuerpo a Jorge Cordero?

- Ocurrió hace tres años y, desde luego, fue un acontecimiento que cambió mi vida. Todo fue por culpa de unas úlceras que fueron detectadas en una resonancia que me hicieron en la rodilla. Me operaron de menisco, pero el problema gordo no pudo tener solución. Fueron factores de crecimiento y ni con la aplicación de sangre centrifugada hubo arreglo. Al final pasé por un tribunal médico y desde entonces soy pensionista y cobro una pensión de la Seguridad Social. Me adapté pronto a la nueva vida, aunque la de futbolista es muy bonita y hay que disfrutarla al máximo.

- Un fuerte impacto emocional, ¿no?

- Yo soy muy positivo y asumí enseguida la situación. Dejé a la fuerza mi puesto en el Xerez, que me trató muy bien, pues pagó toda la temporada, hasta el último día de mi contrato, y me vine a casa. Más adelante hablé con Quique Pina y con mi hermano Juan Carlos y me dieron la oportunidad de echarles una mano como colaborador técnico en el Ciudad de Murcia, viendo partidos y preparando informes para Abel y Oltra, los preparadores que tuvo el club.

- ¿Por qué cambió usted tanto de clubes, según el historial que muestra?

- A mí no me costaba nada cambiar. Para estar en un equipo tenía que encontrarme a gusto o no merecía la pena.

- ¿Estuvo a gusto en el Cartagonova con Aranguren? ¿Tuvo algún problema?

- No; Aranguren era un buen preparador y no tuve problemas con él, pero en esa misma campaña se me presentó la ocasión de ir al Elche y allí estuve con Tolo Plaza, en Segunda B, ascendiendo en la liguilla al competir con Universidad de Las Palmas y Melilla.

- ¿Qué tal su estancia en Italia? No le fue muy bien en el Udinese...

- No llegué a aclimatarme. No hubo más historias. Faltaba la familia y también echaba en falta a los amigos. Tampoco jugaba mucho, tan sólo un partido de la Copa, así que salí pronto de allí.

- ¿Quién ha favorecido por encima de todo a Jorge Cordero en su carrera deportiva?

- Si me refiero a entrenadores, López Caro me ayudó mucho y fue el que me acopló a la tarea defensiva en el terreno de juego. Otro preparador de mi agrado fue Tolo Plaza, ya fallecido.

- ¿Cuándo debutó en Primera?

- Fue en el Mallorca, en un encuentro en el estadio Bernabéu. Con el equipo filial había estado dos años y fue Fernando Vázquez el que me dio la oportunidad de debutar ante el Madrid.

- ¿Coincidió con Luis Aragonés en el Mallorca?

- Sí. Con él sólo jugué un partido en Primera.

- ¿Qué representa Quique Pina para Jorge Cordero?

- Es una persona como una más en mi familia. Siempre me ha ayudado en lo personal y en lo deportivo. Todos sus triunfos en el fútbol, que han sido importantes, se los ha currado. Yo le auguro que alcanzará más triunfos porque seguro que pondrá en marcha un nuevo proyecto. Quique trabaja hoy para el Udinese como su representante en España y Francia, y mi hermano Juan Carlos está con él.

- Pina le abrió a Jorge, además, las puertas del Granada-74. Pero el equipo bajó ¿Quién tuvo la culpa?

- El problema de ese club era insalvable una vez que no contaba con una mínima ayuda del Ayuntamiento de Granada y así no es posible salir adelante. El enfrentamiento del presidente con el alcalde fue la causa y el no poder contar con el estadio de Los Cármenes fue un obstáculo decisivo y se perdió la categoría. Se había entrado en una dinámica de no ganar partidos. Si no ayudan las instituciones, no hay nada que hacer. Yo estuve allí haciendo informes para el entrenador Antonio Tapia.

- Refiérase a sus tres hermanos como deportistas, en dos palabras.

- De Pedro destaco su capacidad de trabajo como futbolista; de José, su pierna zurda, y de Juan Carlos, su capacidad goleadora.

- ¿Cómo mata el tiempo libre?

- Juego al pádel, que es un deporte blando y lo tolero. Debo tener cuidado, pues todavía tengo molestias en mi rodilla derecha.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Deportes

Enlaces de Interés

Vocento
SarenetRSS