Toledo se va y Tato, del Murcia, ocupa su puesto

El Efesé no logra fichar a ningún central, gana pegada con el atacante murciano y la plantilla queda cerrada, de momento, con 21 jugadores

FRANCISCO J. MOYA
CRUZ Y CARA. A la izquierda, Armando corre detrás de Nihat, en         un partido de la pasada Liga. Arriba, Tato conduce un balón en el Girona-Ceuta de la última fase de ascenso.   / LAS PROVINCIAS / EL PUEBLO DE CEUTA/
CRUZ Y CARA. A la izquierda, Armando corre detrás de Nihat, en un partido de la pasada Liga. Arriba, Tato conduce un balón en el Girona-Ceuta de la última fase de ascenso. / LAS PROVINCIAS / EL PUEBLO DE CEUTA

El último día del mercado de fichajes ofreció una sorpresa mayúscula para los seguidores del FC Cartagena. Hubo movimientos, pero no los esperados. Estaba casi hecha la contratación del central Armando, de 24 años, quien acaba de desvincularse del Levante, pero no vino. Llegó Tato, un delantero. El defensa quiso esperar hasta las doce de la noche para ver si aparecía algún club de Segunda A dispuesto a ficharlo. De momento, Armando desoye al Efesé.

Al cierre de esta edición, Armando seguía sin equipo, aunque la nueva normativa de FIFA permite a jugadores profesionales que están en el paro fichar por un equipo fuera del plazo. Por eso, hoy, mañana o el mes que viene Armando aún podría fichar por el Cartagena, que suspira por el jugador. Si no viene él, es muy posible que el Efesé aguante hasta enero con sólo tres centrales, David Charcos, Raúl Aguilar y Miki Roqué. Fabri ha pedido a la secretaría técnica que «no traiga a un defensa que no sume nada. Si viene alguien, será mejor de lo que hay», indica David Buitrago.

No vino Armando. Pero sí Tato, de 25 años, que en una operación relámpago firmó a media tarde su finiquito con el Real Murcia y se comprometió con el Efesé por una temporada. Fue de los mejores en el Ceuta en la última Liga y se convierte en la guinda perfecta al pastel que han confeccionado David Buitrago y José Puche para Fabri.

Toledo, al Valencia B

Y Tato, a quien el Cartagena pretendía desde hace dos meses, llegó gracias a la marcha de Philippe Toledo al Valencia B. El francés, tal y como adelantó este periódico la semana pasada, tenía otras ofertas, pero se decantó finalmente por el filial ché. Fue Toledo el que, ayer por la mañana, pidió a Buitrago que le dejara marchar. Al verse fuera de la lista ante el Leganés, por detrás incluso de Koeman, Toledo comprobó que el técnico había perdido la confianza en él, por lo que pidió la baja. Fabri no puso pegas. Buitrago llamó a Tato y en diez minutos llegó a un acuerdo con él.

Tato, que ha venido entrenándose desde principios de agosto con el resto de descartados por Javi Clemente en el Murcia, (Movilla, Gallardo y Juanma), seguirá un plan específico de preparación.

Fotos

Vídeos