El triunfo vuela en el minuto 92 (3-3)

El Sangonera desperdicia una ventaja de dos goles y empata con el Alcorcón

JOSÉ PÉREZ
GOL HISTÓRICO. El primero del Sangonera que celebra Aloisio arriba; debajo, una acción ayer. / RAFA FRANCÉS / AGM/
GOL HISTÓRICO. El primero del Sangonera que celebra Aloisio arriba; debajo, una acción ayer. / RAFA FRANCÉS / AGM

El Sangonera Atlético empató en su debut en la categoría de bronce del fútbol español ante un experimentado Alcorcón, tras ir venciendo durante casi todo el partido, pero vio cómo en el tiempo de añadido los madrileños empataban la contienda.

Los blanquiverdes salieron muy enchufados y pronto se le pusieron las cosas de forma clara, ya que en el minuto 6 un córner ejecutado por Quintero era rematado tras la mala salida de Raúl por Aloisio, consiguiendo un gol histórico, el primero del Sango en Segunda B. Era lo mejor que le podía pasar a los chicos de Pérez García-Paco Pliego. El encuentro era dominado por los locales que abortaban las pocas acometidas del rival, que apenas inquietó a Goyo, hasta que en el minuto 40 Sebas recogía un rechace propio, se giraba y de un izquierdazo espectacular con una rosca diabólica batía a Raúl por segunda vez.

Pero nada más comenzar el segundo acto, Cristian avisaba de que el Alcorcón no había venido de excursión, y en el 47' Susaeta centraba desde la derecha, no acertaba Goyo en su salida y Calvillo, libre de marca, recortaba distancias. El miedo rondó en la cabeza de los sangoneranos, pero en una genialidad de Quintero por la banda Rafa Belda lograba el 3-1 que parecía definitivo.

Los de Anquela, técnico visitante, apretaron las tuercas, y en el minuto 71 Nevado sacaba un córner, la defensa no supo despejar y David Sanz colocaba el 3-2.

Tras ese instante el colegiado quiso pasar a formar parte del espectáculo, pitando faltas que no eran, e incluso perdonó la expulsión del meta del Alcorcón en el 74' tras una falta sobre Elías, que además ni siquiera pitó. El ex jugador del Caravaca fue expulsado en el añadido tras ver una doble cartulina amarilla, muy protestada tras una falta que recibió y que no se pitó; pero cuando parecía que los tres puntos se quedarían en casa, un trallazo desde 25 metros de Rubén Sanz entró por la escuadra, poniendo el definitivo 3-3.

Fotos

Vídeos