Con 'Carlitos y el campo de los sueños' regresa la comedia familiar

Emilio Aragón produce esta tierna historia sobre el afán de superación Llega este viernes a las salas de cine, con José María Pou y Miliki en el reparto

IRENE PEREZAGUA
EQUIPO. Salmerón (i), Irene Visedo, Miliki, Guille Campra, Pou y Emilio Aragón, ayer. / EFE/
EQUIPO. Salmerón (i), Irene Visedo, Miliki, Guille Campra, Pou y Emilio Aragón, ayer. / EFE

La comedia familiar resucita en nuestro cine con Carlitos y el campo de los sueños, largometraje que se estrena este viernes y que aspira a sentar frente a la gran pantalla a niños y mayores. El gancho es una tierna historia que «arranca risas y hasta alguna lagrimilla», según asegura Emilio Aragón, productor que presentó la cinta este lunes ante la prensa. «Los niños se verán identificados con una historia en la que el afán de superación es la clave» afirmó el productor.

El filme narra las peripecias de Carlitos (Guillermo Campra), un huérfano que sólo desea dos cosas: tener una familia y jugar al fútbol. En un orfanato dirigido por don Hipólito (José María Pou) -que detesta el deporte favorito de Carlitos- los niños comparten momentos divertidos, penalidades y trastadas. La rutina del pequeño futbolista huérfano cambiará completamente tras el anuncio de que ha sido seleccionado para disputar los Campeonatos Europeos Junior. A partir de ahí los acontecimientos se precipitarán, siempre con dosis de humor y aventura.

La película cuenta con un elenco de primera. Al talento del gran José María Pou se suman actores como Irene Visedo (Cuéntame cómo pasó) y Gustavo Salmerón (Reinas). La colaboración estelar llega con Miliki, padre de Emilio Aragón, quien interpreta al presidente de la Fundación que acoge a los niños.

El rodaje, según aseguraron los actores, ha sido «muy divertido». A este buen ambiente contribuyó la presencia de Miliki en la grabación, según comentaron Irene Visedo y José María Pou. El actor catalán aseguró que el payaso más famoso de la tele impartió «toda una lección de profesionalidad». Pou reconoce haber hecho «trabajar doblemente» a Miliki. «Me sentaba a su lado a cada momento para que me contara un montón de aventuras vividas a lo largo de su vida profesional» recordó. El actor catalán, todo un genio teatral, calificó el rodaje como «unas autenticas vacaciones». «Acostumbrado a papeles de mucha carga dramática, rodar esta película ha sido como zambullirme en las historias que leía de pequeño», se felicitó.

Necesidad

Pou dijo no haberle dado importancia a un célebre dicho en el mundo del espectáculo, según el cual no se debería trabajar ni con niños ni con perros. Aunque puntualizó que al principio le impresionó trabajar con «30 monstruos que gritaban y corrían por el pasillo» del orfanato.

Irene Visedo destacó la necesidad y la importancia de hacer cine para el público infantil. «Los niños tienen un lugar muy importante en el mundo y merecen también tener su espacio en la cinematografía española», afirmó la actriz que se hizo popular gracias a la serie Cuéntame.

Gustavo Salmerón (Fuera del cuerpo) resalta la exigencia de trabajar con niños, pues «te hace descubrir cosas sobre ti mismo y pone en duda tu forma de trabajar». La banda sonora de la cinta cuenta con músicas incidentales a cargo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León con composiciones inéditas de grupos jóvenes como Pignoise.

«Temíamos que los chicos de Pignoise no aceptasen participar en la banda sonora de una película infantil», reconoció Aragón. «Lo aceptamos encantados, fue una gran responsabilidad», contestó Álvaro Benito, líder de la banda. Jesús del Cerro se encarga de la dirección en la que es su opera prima.

Fotos

Vídeos