El éxito de la reserva de Cabo de Palos lleva a estudiar la declaración de los cabos Cope y Tiñoso

Las capturas de la flota artesanal se han disparado desde que en 1995 se fijó una especial protección para 1.850 hectáreas marinas en torno a Islas Hormigas

LA VERDAD EFE
Adolfo Falagán. J.LOPEZ/
Adolfo Falagán. J.LOPEZ

La Consejería de Agricultura y Agua está analizando los valores ambientales de zonas del litoral de la Región como Cabo Tiñoso y Cabo Cope para su posible declaración como reservas marinas, según informaron fuentes de la Administración autonómica. Esta posibilidad se estudia después de que la Administración regional haya constatado, a través de un estudio realizado por la Universidad de Murcia, que la calificación de Reserva Marina para Cabo de Palos-Islas Hormigas está suponiendo un importante beneficio a la economía pesquera local, ya que se ha producido «un incremento significativo» de las capturas totales desde la puesta en marcha de las medidas de protección, en 1993 y hasta la fecha,según estas fuentes.

El director general de Ganadería y Pesca, Adolfo Falagán, destaca que «este resultado mejora los del resto de flotas artesanales de la Región, cuyos beneficios totales se mantienen estables».

La zona de Cabo de Palos-Islas Hormigas fue declarada Reserva Marina en 1995 por su elevada diversidad y riqueza biológica, el buen estado de conservación de sus ecosistemas y el gran interés pesquero para su entorno. Se extiende desde Cabo de Palos hacia el Noroeste, con una superficie de 1.850 hectáreas, tiene forma rectangular y abarca tanto aguas interiores coo exteriores.

Según Adolfo Falagán, esta declaración perseguía, entre otras cuestione, «la recuperación de las poblaciones de especies de interés pesquero, como mero, dentón, dorada, sargo y salmonete, crustáceos como la langosta y la cigarra de mar, y moluscos como el pulpo. Y el objetivo parece haberse alcanzado ampliamente.

El alto cargo de la Comunidad Autónoma añadió que «se esperaba que la reserva asegurara la existencia de los ejemplares reproductores y actuara como lugar de exportación de huevos, larvas, juveniles y adultos a las áreas de pesca próximas, potenciando así la pesca artesanal tanto en la reserva como en su ámbito de influencia».

Gestión compartida

Al comprender aguas interiores y aguas exteriores, la gestión de la Reserva Marina corresponde a la Consejería de Agricultura y Agua y al ministerio del ramo, y para su gestión conjunta se creó una comisión.

La normativa de la Reserva Marina regula los usos y actividades autorizados, de manera que sean compatibles con la conservación de los recursos y, según explicó Falagán, «se estableció una zona de reserva integral, en la que se permiten actividades relacionadas con el uso científico, pero se prohíbe cualquier tipo de actividad pesquera».

En el resto del espacio protegido, explica, «se permite el ejercicio de la pesca profesional con los artes tradicionalmente utilizados en la zona, previa autorización expresa», e insiste en que también se permiten los usos científico, educativo, turístico y recreativo, todos ellos regulados.

Desde la creación de la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas la Universidad de Murcia, mediante un acuerdo con la Consejería, efectúa seguimientos científicos de los efectos derivados de su declaración.

La Reserva cuenta, además, con un servicio de vigilancia, gestionado por la Consejería, que permite controlar el acceso a las personas que realizan actividades, y que en la época estival se amplía hasta cubrir las 24 horas del día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos