Mármol renuncia a presentar su candidatura tras comprobar que había perdido numerosos apoyos

J. MOLLEJO
RETIRADA. Javier Mármol y Ramón Ortiz, al inicio del congreso regional del PSRM. / NACHO GARCÍA/
RETIRADA. Javier Mármol y Ramón Ortiz, al inicio del congreso regional del PSRM. / NACHO GARCÍA

Tras dos meses anunciándolo, Javier Mármol ni siquiera llegó a ser candidato. Se postuló tarde, a finales de mayo, cuando el proceso de elección de delegados para el congreso ya estaba en marcha, y se retira tarde, horas antes del inicio del congreso regional. La creciente sangría de apoyos que ha ido sufriendo en los últimos días forzó ayer Javier Mármol, cabeza del sector crítico, anunciar su retirada de la carrera por la secretaría general del PSRM-PSOE.

Según fuentes del sector crítico, el 37% de votos que logró Mármol en el congreso extraordinario del partido de junio, y que le hicieron albergar esperanzas de triunfo, habían quedado reducidos en las últimas semanas en torno al 25%.

La pérdida de adhesiones de Mármol se produjo sobre todo tras el congreso federal de Madrid que reeligió a José Luis Rodríguez Zapatero secretario general, y en el que Pedro Saura y su línea política salió claramente reforzada, al recibir el apoyo público del propio Rodríguez Zapatero.

El líder del sector crítico convocó ayer a los medios de comunicación en la sede regional del PSRM para leerles una declaración en la que anunciaba su renuncia. No admitió preguntas.

Mármol explicó que con su renuncia pretendía evitar «dar imagen de división» y «dañar la imagen del partido», y que su candidatura había servido para abrir un «debate muy rico» en torno al socialismo murciano, para el que reclamó «cambios, pluralidad y dinamismo».

Reconoció que los apoyos logrados «no han sido suficientes» y anunció que seguirá «luchando por el PSOE y por el cambio que necesita».

Nadie le disuadió

La decisión se tomó el viernes por la tarde en una reunión celebrada en una sala del Palacio de los Deportes de Murcia, a la que asistieron unas 40 personas afines al sector crítico.

El propio Mármol se resistió hasta el último momento, pero al final fue él quien propuso la retirada. La mayoría de los asistentes ya se lo esperaban y, según indicaron varios participantes, nadie trató de disuadirlo.

Algunos conocidos miembros del sector alternativo previeron este final pocos días después del congreso federal de Madrid, tras comprobar que la posición del candidato crítico se debilitaba de forma progresiva.

Fuentes del partido situaron la pérdida de apoyos de Mármol en agrupaciones como Mazarrón, Mula, Totana, La Unión, Calasparra, Yecla, Águilas, Cehegín e incluso Lorca, en las que contaba con el favor de grupos de delegados.

Un integrante del sector crítico, próximo a Mármol, reconoció ayer que «ha habido gente que se ha descolgado y no podíamos tensar la situación más de lo necesario. No podíamos colocar a los que nos seguían apoyando delante de un nido de ametralladoras».

Algunos dirigentes socialistas se preguntaban ayer «¿por qué no se retiró antes?», dado que era evidente la merma de delegados críticos. «Porque fue hace dos días cuando hicimos cuentas y vimos que no llegábamos, ante lo cual se decidió no forzar el enfrentamiento dentro del partido», contestó un crítico.

Sin embargo, no parece suficiente la retirada de los críticos horas antes del inicio del congreso para restañar las heridas abiertas dentro del PSRM. Puede que se evite dar la imagen de división, pero es demasiado tarde para vender unidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos