«Soy un defensor de la cantera y en Cartagena siempre hubo jugadores de casa»

«Me hubiera gustado que Las Palas le ofreciese a Ginés Pagán la clasificación para el play off»

GUILLERMO JIMÉNEZ
EX DEL EFESÉ. José Carlos Trasante, técnico del Relesa en los últimos años. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM/
EX DEL EFESÉ. José Carlos Trasante, técnico del Relesa en los últimos años. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

Destacaba, y no poco, por su técnica en la función de defensa central con estilo de superior categoría. Trasante fue una de las novedades en el Efesé tras su último ascenso a Segunda (1982) y supo mantenerse en plantilla durante las seis campañas albinegras en la categoría de plata. El jugador uruguayo llegó a España con el problema a cuestas de ser extranjero y ocupar plaza como tal. Regía una normativa que limitaba a dos la firma de futbolistas no nacionales por club, lo que dificultó su tránsito deportivo.

Carlos Trasante se jacta de contar con trabajo como entrenador durante los veinte años dedicado a esa tarea. Jamás estuvo en desempleo. Terminó la pasada temporada en el Relesa Las Palas (Tercera) y deseaba continuar en ese club al que llegó en cuatro ocasiones - toda una marca- de la mano del desaparecido empresario Ginés Pagán. Pero el Relesa va a desaparecer. Sus dos experiencias peruanas confiesa no le proporcionaron, de cara a su caché profesional, el resultado que esperaba. Acaparador de amistades, siendo jugador también acaparó trofeos, uno de los principales fue el destinado a mejor jugador Iberoamericano de Segunda, cuando pertenecía al Efesé.

- ¿Qué es lo mejor que se ha dicho de Carlos Trasante, en su vida deportiva?

- Creo que ha sido cuando se me ha destacado por la honradez y por mi vocación por este deporte. He sido capitán en todos los equipos y me he mantenido en esa línea.

- Sus tiempos de futbolista eran diferentes a los de hoy, ¿o no?

- Yo estoy contento por lo que el fútbol me ha dado, aunque he vivido momentos de ansiedad en los que se pasa mal. Pero en mi caso la familia ha sabido aguantar. En esta actividad hay mucho intrusismo y el entrenador ha perdido credibilidad. Hay muchos consejeros y se le da más crédito a lo que opinan personas que no tienen nada que ver con el fútbol.

- ¿Cómo fue recalar en el Efesé, en el verano de 1982?

- Yo tenía en firme una oferta del Xerez, que era un club en el que ya había jugado, pero terminé aceptando una proposición del Cartagena, que acababa de ascender a Segunda, al igual que los jerecistas. Alguien dio a Florentino Manzano, que era secretario técnico del Efesé, una información sobre mí y Gustavo Silva y Carlos Conesa fueron a verme a jugar en Mazarrón con el Almansa. Después firmé el contrato. Entonces ya estaba al frente del club Andrés Martínez, a mi juicio el mejor presidente que ha tenido el fútbol cartagenero; me ayudó mucho a nivel personal.

- ¿Se han cubierto ya todas las aspiraciones profesionales de Carlos Trasante?

- Mis aspiraciones fueron más altas, pero uno no es perfecto. Por ejemplo, me sacrifiqué dos veces al desplazarme a Perú para entrenar, dejando a la familia, pero eso no se tradujo en mejorar mi currículum y me sirvió de poco. Como jugador puedo decir que he sido uno de los fundadores de la AFE, con Quino.

- ¿Qué es lo que más le ha podido doler en su trabajo?

- Me dolió mucho la forma de cesarme en el Almansa. Estuve a punto de arrojar la toalla. Para mí fue muy desagradable que un directivo intentase imponerme la alineación de dos jugadores de la localidad. Yo no lo acepté y me destituyeron de la noche a la mañana. Pasados unos días hasta me dio una taquicardia. También fue dolorosa mi destitución en el Orihuela a falta de doce jornadas y con una campaña meritoria; en Murcia se planificó por parte de Sabater (agente futbolístico) la entrada de Voltaire García, que no acabó la temporada. Paco Gómez era el presidente.

- ¿Qué clase de entrenador es Trasante?

- Procuro ser justo, algo que es casi imposible. Intento ser lo más independiente posible.

- ¿Le han dejado a deber mucho dinero en su larga carrera profesional?

- En casi todos los equipos por los que he pasado hubo problemas económicos, pero yo he tenido la suerte de terminar cobrando siempre. Alguna vez he tenido que ceder un dinero como compensación para salir de un club (Ceuta). La operación me costó dos millones de pesetas.

- ¿Quiere recordar sus momentos más gratos?

- Cuando jugué con la selección nacional juvenil de Uruguay. Y en Cartagena, una victoria clave ante el filial del Atlético de Madrid (3-1) que nos mantuvo en Segunda con José Víctor de entrenador. También recuerdo un gol que le marqué al Bilbao Athletic en el Almarjal, y un 5-3 que le hicimos al Elche.

- Usted trabajó con la cantera y el Efesé recogió importantes frutos. ¿Qué sucede ahora?

- Yo me considero un defensor de la cantera. Indudablemente, Cartagena siempre ha dado jugadores de categoría y en el primer equipo hubo una importante representación de esa cantera, de la que salieron Huertas, David, Juanma, Ángel, Paco Sánchez, Rai, Manolo Requena, Cordero, Alfonso, Ruiz López y muchos más. Así yo no puedo entender que el Efesé se haya desentendido del jugador de casa. En esta nueva etapa, el primer proyecto trajo a Cartagena ocho jugadores de un Orihuela que había descendido, más Loreto. Y se puso en marcha un equipo, el Promesas, que se entrenaba en Murcia y sólo contaba con un jugador cartagenero. No lo entiendo.

- Con Las Palas jugaron dos chicos que van a pasar al FC Cartagena. ¿Qué tal son?

- Tanto Koeman como Héctor Yuste tienen una buena base.

- ¿Qué recuerdos tiene de Ginés Pagán, su presidente ya fallecido?

- Me siento identificado con Pagán. Era un personaje único y generoso. Me hubiera agradado que el Relesa se clasificara el próximo año para la promoción. Como homenaje.

Fotos

Vídeos